Panorama Político // 2017-04-09
_
Tribulaciones de un trabajador argentino


Dos frases de Macri retumbaron fuerte sobre el final de la semana: "!qué bueno que estamos aquí todos... trabajando!" y “…en octubre vamos a dirimir nuestras diferencias”. En cuanto a la primera, parece una ironía, pero no. En mi barrio, cuando éramos chicos, a los adultos con poco apego al cotidiano trajín laboral se los llamaba jocosamente 1° de Mayo!. Todos juntos, no se refiere ni a vos ni a mí; eran algo más de mil empresarios y ejecutivos de finanzas nacionales y extranjeros, trabajadores incansables todos, que se congregaron en Puerto Madero en el World Economic Forum Latin American del jueves pasado, el “Mini Davos” bah. ¿Vos creías que estaban haciendo cola para invertir? No…todavía no. Para eso, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el resto del Equipo de las Estrellas tienen que cumplir antes con la innegociable meta de reducir el agobiante déficit fiscal, que como dijimos la otra semana, es el origen de todos los males universales.

La segunda es una arenga a lo Mascherano destinada a incentivar a la tropa propia después del coscacho furioso que representó el paro del jueves 6 de abril en todo el país. Este “innecesario” paro, según el particular punto de vista del ministro Triacca, otra estrella de la bóveda presidencial, “no tuvo impacto en el interior “(?), “fue sólo de transporte” (?) pero “sirvió para tomar conciencia y ver cuáles son las herramientas para construir el debate que todos queremos”. Todo esto dicho en medio de un feraz agasajo ofrecido a éstos mismos ilustres muchachos, luego de un largo y tenso día de trabajo.

Si alguien no se caracteriza por aceptar debates es el pensamiento único, piedra angular del neoliberalismo rampante, que postula “verdades” surgidas de supuestas leyes naturales, descubiertas preferentemente en Chicago. No sabemos, por lo tanto, a qué debate hace referencia el laborioso presidente. El gobierno quiso poner el significado del paro en un lugar poco menos que destituyente, en aparente contradicción con la esencia misma de la democracia.

Nuestra lectura de los hechos dista bastante de este relato cuasi profético. El jueves se expresó con toda contundencia la bronca acumulada por el cambio cultural que ha empezado por cambiar de lugar el bolsillo, hasta convertirlo en casi un “no lugar”. Se sintió fuerte en la Metrópoli y también en Mendoza, pese al cepo remunerativo (no bonificable) impuesto por un diversificado menú de ítems por productividad a los empleados públicos. Con transporte y todo, el comercio no se movió y las escuelas estuvieron vacías de alumnos, por mencionar dos postales nítidas de lo que fue el paro. Y también, diremos, pese a los serios cuestionamientos de buena parte de la sociedad argentina hacia los eternos líderes de los sindicatos más poderosos expresados en la troica cegetista. Claro que resulta siempre más confortable juntarnos para estar en desacuerdo con este modelo que componer uno que satisfaga, convoque y exprese a la mayoría. Éste todavía es un espacio en construcción, una cuenta pendiente.

Ya metidos en las arenas del Cuyum, se hizo sentir un fuerte rechazo popular a la intención ya explícita, con decreto y todo, de “enajenar” (sinónimos: vender-rifar) las tierras de la Remonta del Alto Tunuyán, caldeando los ánimos sobremanera. Esta semana también se confirmó el envío del proyecto oficial de reforma a la ley de las PASO, con el para nada secreto propósito de facilitarle al ejecutivo las componendas que mejor le cierren electoralmente, esto es desdoblar o no. En este campo las operaciones son muchas y la fruta en venta también.

Se sabe de las intenciones de Cornejo de hacer lo posible por evitar una misma elección nacional y provincial, es decir si optara por desdoblar, con el límite lógico de que ello no implique una disminución en el flujo de caja, en el argot “kerchnerista”(me refiero al superministro, no se asuste joven!)

El impulso natural de Cornejo a armar las listas solo, tal como lo hizo con el casting para Irrigación, donde terminó eligiendo al del palo, se encontrará con varias objeciones. La de los propios que quieren jugar, que son muchos: intendentes, legisladores, ministros...y la de los socios del Pro y Gansos que reclaman su espacio. Además el massismo amenaza con no estar si no hay desdoblamiento post elecciones nacionales. Uno que sí quiere estar, pero con juego y firmas propias es el capitalino Suárez, quien esgrime como carta ganadora una fuerte relación con Rogelio Frigerio y lo que eso significa.

Luego de ratificada su pertenencia a Cambiemos por parte de la UCR, en la convención partidaria de La Plata con la presencia de María Eugenia Vidal en la cabecera de la mesa, se pidió que “…los radicales tienen que encabezar las listas de Cambiemos”. La jugada del macrismo oficial, según dicen, sería proponerle a Cornejo que Sanz encabece la lista de Diputados Nacionales. Difícil decirle que no, si Sanz está de acuerdo.
El peronismo local todavía no ha avanzado tanto respecto a definir posibles candidaturas, aunque hay varios interesados. Lo cierto es que los distintos espacios y sectores están trabajando febrilmente en pos de consolidar sus bases, lo que es un síntoma de recuperación del nefasto 2015. Por lo pronto se apresta a dar el debate sobre las PASO con varias objeciones para plantear. 


/ En la misma sección
/ Panorama Político
Haz lo correcto