Columnistas // 2022-08-31
_
¿AySAM, cuando amputamos lo podrido?


El Gobernador Suarez va aumentar la tarifa de Agua, no le importa que la empresa Aysam este podrida, que se haya despilfarrado todo el presupuesto anual en los primeros seis meses y que, otra vez tenga un déficit operativo de miles de millones de pesos.  Total la inoperancia la pagamos nosotros, ellos siguen cobrando igual.

El tarifazo para darle de comer a los funcionarios políticos.

El Gobierno de Mendoza publicó en el BO la solicitud al  E.P.A.S., revisión tarifaria para AySam, no obstante que se aplicó y se cobra un aumento calculado para todo el 2022 del treinta por ciento (30%) en enero 2022 y de un quince por ciento (15%) en mayo de 2022. A lo que se le agrega un aumento especial del 10% mensual, que en teoría, es un cargo extra destinado "para la renovación de redes de Agua Potable y Cloacas". Por lo que se planea en el mes de septiembre tener una audiencia pública para aumentar en Octubre un cincuenta por ciento (50%) para evitar el colapso de falta de dinero.

Aysam se encuentra inmersa en una crisis económica crónica, con un déficit  operativo de $1.447 millones, según los datos brindados en el 2021, que este año ha sido duplicado, sin inversiones por parte del Poder Ejecutivo y solo exprimiendo a los usuarios haciéndole pagar las inversiones para un servicio totalmente deficiente.

El pésimo servicio que brinda Aguas Mendocinas es un verdadero lastre  para el pueblo mendocino. Estamos cansados de denunciar cortes de agua en todos los barrios del Gran Mendoza, desbordes cloacales, desinversión, emparchamientos… los aumentos solo sirven para pagar altos sueldos y gastos corrientes de poco transparente contrataciones… y nada cambia para mejor, sino todo lo contrario: pasan los años, no hay mantenimiento y los caños se rompen.

Día a día miles de mendocinos sufren la falta de agua o la pérdida de la misma, en este febrero por ejemplo se recibió 7.000 reclamos por deficiencias del servicio, o llevan años sin poder acceder a la red de agua y cloacas como Vertientes del Pedemonte; nadie atiende un reclamo ni mucho menos les da solución, pero les obligan a pagar los aumentos, que hoy superan el 200% desde la pandemia, sin que los ingresos de los usuarios se hayan recompuesto para absorber semejante tarifazos.

El Grave problema de AySam 

El grave problema que se presenta es el desgaste operativo que realiza la empresa, el elevado costo que presenta para operar AYSAM, pero no es por sus componentes, o por el costo del agua que se abona a irrigación; EL PROBLEMA ES QUE PRODUCEN EL DOBLE POR LAS PÉRDIDAS.
 “AYSAM potabiliza 820 millones de lts. diarios, el doble de lo que realmente llega a los hogares mendocinos:

●    Gasta el doble pagando a Irrigación por el agua cruda,
●    Gasta el doble en insumos químicos para potabilizar,
●    Gasta el doble en energía eléctrica para realizar el bombeo y poder luego distribuirla;
●    y también mucho más personal necesario para potabilizar en las plantas, o reparar roturas diarias”

Por el estado deficiente de la red de agua y de cloacas de Mendoza de aproximadamente 8 mil kilómetros, de los cuales el 50% está destruido, lo que se traduce en una pérdida diaria del 70% de agua distribuida, 200 lts. diarios, es decir un 40% del total potabilizado se pierde; lo que equivale al consumo diario de 780.000 usuarios.

"Gran parte del problema es la desinversión sostenida que ha hecho AYSAM, para que se den una idea hay aún caños de más de 100 años de antigüedad que hoy no deben ni existir, literalmente AYSAM está distribuyendo en una red que el 50% no sirve”.

La Década pérdida 

En el 2010 se estatizó OSM por falta de inversiones y falta de pago de cánones, para evitar estos problemas por la ley N°8.270 se estableció que Aguas Mendocinas debía autofinanciarse con aumentos tarifarios graduales y que las inversiones debían hacerse con aportes del Poder Ejecutivo. Pasaron los gobiernos, los fondos destinados a inversiones llegaron en cantidades exiguas. Hoy por la falta de inversión se necesita entre 800 y 1500 millones de dólares.  No se usó el crédito autorizado por la Legislatura de 160 Millones de dólares y sólo se destinó 104 millones de dólares para que Aysam siga en pie. Solo la mitad se destinó a inversiones; el resto se lo llevaron a caja para gastos operativos.

La situación que nos enfrentamos es muy grave, tenemos la empresa de mayor cobertura provincial del servicio público de agua y saneamiento totalmente podrida, pierde agua, tanta agua que está usando casi todo el dique potrerillos para consumo humano, dejando muy poco para el riego de cultivos del oasis norte. 

Tenemos un escenario catastrófico, una crisis hídrica que atraviesa la provincia que va en aumento por el cambio climático. Y para peor, Aysam desperdicia el 62% del agua debido a dos factores conocidos, uno es el derroche por consumo que realiza la gente y el otro son las pérdidas que genera el sistema de red.

La Falta de Una Política de Estado 

En 1884, se construyeron los primeros filtros que alimentaron a la ciudad de agua potable. Durante la gobernación de Tiburcio Benegas se construyeron importantes obras hídricas y de irrigación en nuestra provincia. En el año 1893 se construyó bajo la dirección del Ingeniero Cipolletti, en Luján de Cuyo, la primera planta de tratamiento del agua y en el departamento de Godoy Cruz se situaron nuevos filtros, desde los cuales se proveyó agua potable a los departamentos de Ciudad, Guaymallén y Las Heras. En 1910 se construyó el acueducto de Potrerillos que acercó agua del río Blanco.

Ellos, Tiburcio Benegas, Cipolleti, Olascoaga,  Galileo Vitali, hace más de cien años  domaron el agua, logrando dar las bases a la infraestructura hídrica que todavía hoy funciona. En las últimas décadas por una clara inacción, desidia, falta de controles adecuados y  por  especulaciones de ganancia política (lo que se invierte bajo tierra no trae votos) tenemos un panorama desolador entre la desertificación  y la imposibilidad de crecimiento demográfico por la falta de agua.

Un ejemplo claro de nuestro presente es el nuevo distrito de Vertientes de Pedemonte en Luján de Cuyo, tiene 3.643 lotes donde hay 38 barrios que contienen 1.594 casas, sin servicio de agua y cloacas. Es una zona que debe ser servida por AySam, pero no tiene los recursos económicos para hacer las obras necesarias. Así que se condena a todos estas familias a conseguir agua por  conexiones clandestinas, compra de bidones o mediante camiones tanque. 

La pregunta obvia es cómo vamos asegurar la provisión de agua potable a todos los mendocinos, cómo vamos a urbanizar loteos para paliar el déficit habitacional de más de 100 mil viviendas.

De la Escasez Hídrica a la Abundancia

En un marco más amplio de compromiso con la innovación y el desarrollo sustentable, para producir nuevos recursos hídricos, para cuidar los que existen actualmente y para una gestión eficiente y socialmente responsable de los distintos procesos que se desarrollan en el ciclo hídrico, usando parte de los recursos de la obra fallida de Portezuelo para un fideicomiso de inversión para crear una revolución provincial en la innovación tecnológica. industrialización de productos y creación de servicios para lograr la eficiencia total hídrica. Teniendo como nave insignia para este desarrollo a la Empresa Impsa, en conjunto con las PyMes, los profesionales, técnicos y mano de obra altamente especializada para cubrir este desafío que contamos en nuestra provincia.

Siguiendo el ejemplo de Israel, podemos tecnificar, lograr la máxima eficiencia para que ni una gota de agua se pierda, y tener por objetivo real, concreto y cercano de lograr triplicar nuestra superficie irrigada de un 4% al 12% en la próxima década ganada, crear fuentes de trabajo, pasar a ser un líder tecnológico de la región.. 

Riego por goteo. Los sistemas de irrigación por goteo es algo donde IMPSA puede industrializar todos los componentes que permiten incrementar anualmente el rendimiento agrícola y reducir al mismo tiempo su consumo de agua. De este modo, las cosechas de la provincia pueden alcanzar la tasa más alta del mundo de producción por unidad de agua.
Una red de agua inteligente. La red hídrica de la provincia está totalmente obsoleta y destruida por lo que se debe reemplazar y  contar con una nueva infraestructura tecnológica diseñada para maximizar el ahorro de agua, con recuperación de los efluentes por lo menos en un 50% y reutilización para la agricultura, así como el tratamiento de las aguas cloacales. Debe contar con macromedición, telemetría para control de pérdidas de cañerías y micromedición para el control hogareño. 

Educación al Usuario: la adecuación al cambio climático empieza en la formación de ciudadanos comprometidos con la protección del medio ambiente.  Se debe empezar a cambiar los paradigmas del uso del agua. El agua es un bien común no una mercadería. El cuidado del agua es una responsabilidad común. El esfuerzo debe provenir de los grandes usuarios como son los regantes que entiendan que sin un uso eficiente,  el agua se pierde y se contamina. Como las industrias que deben dar mejores tratamientos a sus efluentes. Y, las familias que deben ser ayudadas con educación específica y artefactos sanitarios que bajen el consumo a la de una zona de sequía extrema como es la que vivimos.

En apenas trece años, Israel ha obrado el “milagro” de convertir la escasez en abundancia, llegando a ser líder mundial en materia de agua. Los Mendocinos debemos lograrlo en menos.  
En Mendoza los principales ríos presentan sequía severa y gran parte de nuestras napas y reservas de agua están contaminadas. Por lo que tenemos una oportunidad de seguir un modelo exitoso y poder hacer frente al desafío del cambio climático, apostando e invirtiendo en innovación, investigación y desarrollo de alternativas sostenibles e inteligentes para el aprovechamiento del agua. Eficiencia Total.


/ En la misma sección