Columnistas // 2022-02-06
_
¿RIESGO MÁXIMO?
Los problemas de inseguridad obligan a un ministro del Gobernador Suarez a visitar al Legislatura, mientras Portezuelo del Viento espera por una definición política. El PRO de mini gira por Mendoza. Los ruidos por la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista. Alberto Fernández y su visita a Rusia y China.


Luego del escándalo del Aconcagua motivado por la falsedad ideológica y abuso de poder que eyectó a Roberto Munives  del sillón de jefe policial, esta semana está prevista la presencia del designado director General  Marcelo Calipo en la legislatura provincial, respondiendo a lo solicitado por la Comisión Bicameral de Seguridad. Luego de la negativa del bloque oficialista de JxC al pedido de la oposición para que también se citara al ministro del área, finalmente desde el ejecutivo se decidió que Raúl Levrino también concurriera. La visita es largamente esperada por la oposición ya que el poco visible ministro sólo una vez asistió a la Bicameral y terminó en un tenso intercambio de facturas, tras lo cual no se volvió a dar el cara a cara entre Levrino con las y los legisladores.

La verdadera razón está lejos de ser un gesto democrático, sino más bien una forma de mostrar un aval político a un jefe policial sin antecedentes destacables como lo es Calipo, que ha hecho carrera a la sombra de Munives. Tal es la lectura que hacen desde el ministerio, puesto que desde ese ámbito explícitamente se afirma que “la Bicameral ha perdido el objetivo de supervisar y de hacer aportes a la política de seguridad y lo quieren transformar en un show mediático con total desconocimiento". Quizás el conocimiento público de la marcha de la investigación interna de la Inspección General de Seguridad y de la Justicia provincial respondería de manera más adecuada a la crítica de Levrino.

En la semana también se registró la mini gira de la presidenta del Pro, Patricia Bullrich al sur provincial en compañía de Omar de Marchi y algunos dirigentes afines, ambos de campaña. La visita a San Rafael estuvo motivada en algunas juntadas con empresarios locales y fundamentalmente en una reunión que sostuvo con Ernesto Sanz. Luego de recibir las instrucciones del caso del propio Macri, que sigue vacacionando en Villa La Angostura, la Pato busca consenso con los radicales vía Sanz para salir a bancar un proyecto común respecto al Consejo de la Magistratura, luego de que la Corte declarara inconstitucional la actual composición de 13 miembros y solicitó la sanción de una nueva ley, en un escandaloso fallo teñido de intereses. Lo que buscan desde JxC básicamente es volver a la fórmula de 20 miembros con el Presidente de la Corte a la cabeza, además de intentar influir en la elección de los representantes de los abogados y académicos para volver a tener mayoría. De esta manera pretenden prevalecer en la designación y remoción de jueces y juezas, independientemente de que las condiciones políticas le sean desfavorables.

Por otro lado, la temporada 2022 de la serie “Portezuelo del Viento” tuvo su continuidad en el inicio del segundo mes del año. Luego del retorno del gobernador Suárez de sus vacaciones y de insistir en que sí solicitó de manera correcta el laudo, ahora sugiere que lo mejor para destrabar el intríngulis es una salida política: pedir una audiencia al presidente Alberto Fernández para tomar la decisión final. La jugada responde al ánimo de no asumir el costo político que implica justificar la intención de desistir de la construcción de la obra y destinar los fondos nacionales que puntualmente deposita el estado nacional en el fideicomiso constituido a este fin. Los intereses empresariales y políticos son muy intensos, buscan acceder cuanto antes a estos recursos habida cuenta de la inexistencia de recursos provinciales para ejecutar obra pública. Eso sí, a Suárez y su equipo ni se les ocurre que recurrir a los mecanismos institucionales democráticos que existen, establecidos para tomar decisiones de mediano y largo plazo que afectan sustancialmente el desarrollo de las y los mendocinos: la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial, totalmente vaciada del contenido político desde el gobierno de Alfredo Cornejo.

La muestra más palmaria de esta realidad es que, luego de que quedara acéfala por el fallecimiento en 2016 de la presidenta designada de acuerdo al reglamento y con aval del Senado provincial, la Arq. Sonia Romero, nunca se activó el mecanismo concursal establecido para reemplazarla y se designó “provisoriamente” al Secretario de Ambiente de ambas gestiones radicales, el Licenciado en Gestión y Comunicación Gráfica, Humberto Mingorance.

No está de más recordar aquí, porque no se dice en ningún medio, que la misión asignada por la ley a la Agencia es “la elaboración, implementación, seguimiento y revisión de la planificación del Ordenamiento Territorial de la Provincia para conciliar el desarrollo socio-económico y ambiental con formas sustentables, equilibradas y eficientes de ocupación territorial”. Sin dudas que respetar la participación popular en la definición de proyectos estratégicos establecida por la Ley 8.051, no es el estilo ni el mecanismo elegido por los gobernantes y funcionarios de Juntos por el Cambio.

Luego que el presidente Alberto Fernández anunciara que Argentina había alcanzado un acuerdo con el FMI para reestructurar la deuda externa heredada de la gestión de Mauricio Macri, en una negociación que no contempla restricciones estructurales para el futuro desarrollo del país, se abrió un abanico de especulaciones sobre lo que puede suceder con este entendimiento en el Congreso de la Nación.

Esta exigencia de llevar el acuerdo al Congreso es resultado de una iniciativa impulsada por el propio gobierno  del Frente de Todos, para evitar que se repitan las irregularidades denunciadas  por el préstamo del 2018. Mediante la promulgación de ley 27.612 en marzo del 2021,  de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública,  quedó establecida la obligación que el acceso  al endeudamiento externo debe ser  autorizado por la legislatura nacional.  Exactamente lo contrario de lo que hizo el presidente Macri cuando solicitó un préstamo por un total de US$ 57 mil millones. En esa oportunidad la deuda  fue tomada sin ley que lo haya autorizado, sin dictamen jurídico de la Procuración del Tesoro ni permiso del Jefe de Gabinete. Incluso sin los mínimos actos administrativos que requiere la formación de la voluntad estatal para una operación de tan alto impacto. Tampoco en aquella oportunidad se lo envió al  Congreso para que habilite la operatoria. Sin dudas que todas estas omisiones, viciaron desde un principio, tanto la solicitud como el otorgamiento del préstamo.   También el FMI incurrió en  graves irregularidades que fueron denunciadas públicamente por el presidente como por la vice presidenta de argentina.

"Tengo confianza en la Argentina y en las líneas generales de este acuerdo que elevaré al Congreso de la Nación para su consideración. Necesitamos que apoyen este convenio y apelo así al compromiso nacional de todos y todas" señaló optimista el Alberto Fernández luego de haber alcanzado, desde su perspectiva,  el mejor acuerdo posible, ya que la idea un default nunca  estuvo entre sus  planes,  por considerar que el costo de esta opción era abrumadoramente desventajoso. Sin embargo, lo que parecía un escenario de relativa aceptación, con las tensiones lógicas que genera en algunos sectores  una negociación tan relevante  para el futuro de la argentina, pero  sin  un rechazo extendido y activo en  contra del arreglo alcanzado, se vio políticamente sacudido   por la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de diputados del Frente de Todos "Esta decisión nace de no compartir la estrategia utilizada y mucho menos los resultados obtenidos en la negociación con el Fondo Monetario Internacional” dijo en una carta publicada en los medios. A  Máximo Kirchner, quien además de diputado nacional es líder de La Cámpora, solo le siguió la renuncia de la massista Cecilia Moreau, que venía ocupando el cargo de vicepresidenta del bloque.  Esta situación, que sin dudas  genera rispideces y tensión al interior de bloque,  no afectó estructuralmente la unidad de la coalición de gobierno.  En menos de 24 horas la situación  fue resuelta por el Presidente Alberto Fernández designando en su lugar a Germán Martínez, un dirigente santafecino que integra la Corriente Nacional de Militancia cuyos referentes nacionales son Agustín Rossi, Daniel Filmus, Cristina Álvarez Rodríguez y el mendocino  Guillermo Carmona entre otros dirigentes.  

El recambio de la presidencia del bloque oficialista cobró relevancia política y mediática por la notoriedad del personaje involucrado. Muchas lecturas se hicieron sobre la situación. Pocas de ellas objetivas. En primer lugar no se afectó la composición numérica del bloque oficialista ya que ningún legislador abandonó la carpa del FdT. Estos desacuerdos legislativos no modificaron tampoco la posición del gobierno en relación a los contenidos del acuerdo alcanzado con el FMI.  Desde otra perspectiva, la  imagen presidencial no parece haber sufrido  desgaste a consecuencia de esta renuncia. Por el lado de la vicepresidenta, según palabras del propio presidente de la nación, Cristina Fernández de Kirchner no compartió la decisión de su hijo y difícilmente pueda leerse esta renuncia como una maniobra política para diferenciarse de AF   ante un presunto fracaso de la gestión como consecuencia del acuerdo con el FMI.     

Más allá del derecho que le asiste a cada diputado de opinar y votar  libremente en relación a cualquier proyecto que ingresa al Congreso, esa discrecionalidad personal está limitada, al menos en teoría,  por su pertenencia,  en el caso de Máximo Kirchner,  a la bancada oficialista y complementariamente  por su rol de presidente  de dicho bloque.  Sin dudas que el riesgo radica en cómo van a votar el acuerdo las Cámaras legislativas. Especular sobre esta instancia es abrir un abanico de hipótesis difícilmente comprobables. Si existen dificultades para anticipar el comportamiento del voto oficialista, mucho más difícil es especular cómo votará la oposición, un espacio variopinto que se encuentra en plena discusión sobre esta instancia.

Será tarea del gobierno, de Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados  y de la capacidad negociadora del nuevo jefe de bloque del FdT, conseguir esta aprobación. Un hipotético rechazo del Congreso, podría desencadenar una crisis de proporciones en el oficialismo,  y también de consecuencia impredecibles para el conjunto de los argentinos y argentinas.  

El desprestigio de la Corte Suprema de Justicia de la Nación disparó la semana que finaliza una masiva movilización en su contra. Con una demanda de  “democratización de la justicia”, quienes salieron a la calle a lo largo y ancho del país, denunciaron la impunidad y  la grosera falta de imparcialidad de muchos magistrados de la nación.  Si bien la oposición, desconociendo el derecho a peticionar,  repitió la cantinela de la presunta amenaza a la “independencia de justicia”,  culpando al “kirchnerismo” por este reclamo, lo cierto es  que ningún poder del Estado puede sustraerse a la juicio de la ciudadanía, fundamento último del sistema democrático.  Forum shopping, causas fabricadas para hostigar y hasta encarcelar  a los enemigos de turno,   fakenews,  aplicación de nuevas “doctrinas” que contradicen principios fundamentales del derecho, desembozado embanderamiento partidario y una conducta permeable a los intereses de los  grandes factores de poder son solo algunos de los pecados señalados a los Supremos,  por quienes protagonizaron el #1F.  Es urgente una profunda revisión de este poder del Estado. Tal como decía uno de los cánticos que se escuchó en la movilización: ¡Ahora, ya, reforma judicial!"

Con la necesidad de ampliar el abanico de intercambios comerciales y buscar nuevas inversiones, Alberto Fernández inicio un gira por Rusia y China.   El presidente de Rusia, Vladimir Putin lo recibió en el Kremlin y agradeció al presidente por ser el primer país en aprobar la aplicación de la vacuna Sputnik en América Latina. En la ocasión  se firmaron distintos acuerdos que benefician a ambos países.  En medio de las tensiones entre Estados Unidos, la OTAN y Rusia por el conflicto en Ucrania,  podría parecer en principio contraproducente este contacto político justo cuando se están en medio de las negociaciones de Argentina y el FMI. Sin embargo y paradojicamente, resulta altamente conveniente, no solo profundizar las relaciones con socios no tradicionales sino, tal como lo subrayó AF,  es necesario minimizar  la dependencia  del Fondo Monetario Internacional y de Estados Unidos.  En palabras del presidente argentino, el país "tiene que abrirse hacia otros lados, y ahí es donde me parece que Rusia tiene un lugar importante".  Férreo defensor del multilateralismo pragmático afirmó que “Tenemos que tener relaciones con todos y así vamos a ampliar las oportunidades de cooperación e inversiones y ganar más autonomía como país”.

 Previsiblemente Mauricio Macri salió en defensa de sus socios estadounidenses afirmando que "Las relaciones internacionales deben ser cuidadosas” y que, “un error en el posicionamiento internacional, puede ser la ruina económica e incluso hacer peligrar la paz del país y la región" advirtió, sin tomar nota de las desvastadoras consecuencias que acarreó, durante su gobierno, el alineamiento incondicional tras los dictados políticos de Washington.

 Luego de su paso  por Rusia, el presidente viajó a China, país con el cual  Argentina tiene desde 2014 un acuerdo de  Asociación Estratégica Integral. Los múltiples convenios que firmará AF con el gigante asiático no será otra cosa que dar continuidad a una política que tiene visibles ventajas para el futuro inmediato del país. Esta gira terminará en  Barbados, donde  AF,  como presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, abordará una agenda que atiende las urgencias que atraviesan los países de esa parte del continente.

El gobierno de AF atraviesa momentos determinates. Lo resultados de las decisiones políticas de esta etapa de su gobierno, serán claves para anticipar lo que le depara el futuro inmediato.


/ En la misma sección