Columnistas // 2021-09-25
_
PANORAMA POLITICO
Alberto en búsqueda de un cambio de clima
Luego de los fuertes debates de la semana pasada, el Gobierno Nacional definió un nuevo elenco de ministros con la consigna de retomar la iniciativa política y económica. Guillermo Carmona es designado al frente de la Secretaría de Malvinas. Rosetti, elegido como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia con voto propio, comenzará a mostrar las uñas a partir de octubre. En Mendoza, mientras tanto, la primavera es temporada alta de aumentos de tarifas. Apareció la Bruja Levrino!!


Luego del fuerte golpe al mentón asestado por las urnas el pasado 12 de septiembre y la posterior deliberación a cielo abierto, a corazón abierto, en la cumbre misma del gobierno nacional (F&F) entre Alberto y Cristina, fluyeron las decisiones. En primer lugar, luego de medir fuerzas y evaluar rumbos, la coalición representada en el gabinete se reconfiguró de manera significativa. Quienes en un principio asomaban como seguros ex, terminaron confirmados en sus cargos: Wado De Pedro y Martín Guzmán. En cambio, Santiago Cafiero salió de la JGM y pasó a la Cancillería. Es una de las piezas que el presidente no está dispuesto a ceder fácilmente. Pero no se trata de una cuestión de nombres, sino fundamentalmente de orientación política.

La nueva alineación tiene, en apariencia, dos actores principales (y ninguna actora): el gobernador tucumano Juan Manzur (Jefatura de Gabinete) y el todoterreno Aníbal Fernández (Seguridad). Junto a estos viejos conocidos, asumieron también en áreas estratégicas Daniel Filmus (Ciencia y Tecnología), Jaime Perczyk (Educación) y Julián Domínguez (Agricultura, Ganadería y Pesca). Demás está decir que se ha elegido funcionarios con probada experiencia, acostumbrados a las presiones y a las trabajosas negociaciones para implementar sus políticas específicas. Además de la sanitaria, las más urgentes parecen ser la problemática vinculada con “el campo” y la estabilización de los procesos educativos luego del impacto de la pandemia en las aulas y en las personas fundamentalmente. En el caso del nuevo Jefe de Gabinete, se le agrega una mirada federal reclamada por los gobernadores triunfantes del FdT. 

La designación de Daniel Filmus como ministro promovió también la llegada del referente mendocino de la Corriente Nacional de la Militancia Guillermo Carmona al frente de la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur en el ámbito de la Cancillería, reafirmando su profundo compromiso con la causa Malvinas que le reconocen a Carmona, quien presidió la Comisión de RREE de la Cámara Diputados durante su mandato. La página oficial de la Cancillería argentina le asigna al flamante funcionario “la ejecución de las acciones de carácter bilateral y multilateral, la asistencia al Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto en el diseño de estrategias y la coordinación de acciones bilaterales y multilaterales para la defensa y difusión de los derechos e intereses argentinos. Entiende además en las políticas y acciones que realiza el Consejo Consultivo sobre temas vinculados al Atlántico Sur y tiene a cargo la planificación y dirección de la política antártica argentina, con la implementación de los compromisos internacionales que correspondan.” Sin dudas una designación donde se combina proporcionadamente convicciones, conocimiento, experiencia y gestión. El desafío, en víspera de cumplirse 40 años de la guerra de Malvinas, será importante para uno de los pocos mendocinos que ocupa un lugar de preponderancia en el nuevo gabinete nacional. 

La impronta que se intenta establecer como bitácora cotidiana es el dinamismo en la resolución de la abultada agenda post PASO, con especial énfasis en las medidas económicas que cumplan con las expectativas de la mayoría de las y los ciudadanos. Sin dudas que las decisiones adoptadas con respecto a la suba del Salario Mínimo Vital y Móvil y al mínimo no imponible para Ganancias marcan el camino que se debe recorrer. Se habla también de habilitar la jubilación para personas con aportes realizados pero actualmente desocupadas, aumento extraordinario para jubilaciones mínimas (bono) y una nueva versión del IFE (ingreso Familiar de Emergencia). Todas estas intenciones impactarán más eficazmente si a la vez se logra reducir la suba incesante de los alimentos esenciales que atentan especialmente contra los que menos tienen. El componente inflacionario es clave.

Respecto de la peste, se tomaron medidas que tienden a la normalización progresiva de las actividades cotidianas y también a la reactivación de los sectores más castigados como lo son el turismo y el transporte de larga distancia. En esta materia, un anuncio menor como lo es la no obligatoriedad de uso de tapabocas en lugares abiertos y sin aglomeraciones dio lugar a las tradicionales fake news que generan polémica y desinformación, con la aviesa intensión de desacreditar las iniciativas públicas. La oposición fogoneó esta conspiración para pescar en río revuelto. En definitiva, el uso obligatorio o no de la “mascarilla” en estas condiciones es materia de las provincias, pero el debate se exacerbó por razones extra sanitarias. Una sobreactuación innecesaria pero premeditada.

Por su parte la oposición ganadora en las PASO, nucleada en JxC, se juntó para mostrar una unidad de conveniencia frente a la contienda venidera y para reiterar viejas críticas al gobierno y repetir sus consabidas consignas liberales, obviamente sin asumir las consecuencias nefastas de su aplicación y que todes conocemos. Incluso Pato Bullrich se animó a arengar con el triunfo en primera vuelta a dos años vista de las presidenciales. Eso sí, no se lo vio por ningún lado al dirigente de FIFA MM.

En la provincia de Buenos Aires ocurrió algo paralelo a lo acontecido en el ámbito nacional, hubo una importante oxigenación del gabinete de Axel Kicillof. En el nuevo elenco se nota la mano de los intendentes del AMBA con el ingreso de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) como Jefe de Gabinete y Leo Nardini (Malvinas Argentinas) en Infraestructura. En este caso sí se tuvo en cuenta el género, al reconocer la importante labor política de Cristina Álvarez Rodríguez, quien además es una referenta de La Corriente Nacional de la Militancia. Aquí el reclamo mayor pasa por la baja asistencia en los distritos que son proclives al voto peronista, quizás manifestando cierta lejanía, y que son recuperables en el corto plazo.

Mientras tanto, las sordas movidas conspirativas en el seno de la Corte Suprema de Justicia alumbraron como resultado que la presidencia de la misma pasara a manos de Horacio Rosatti, a expensas del ausente Ricardo Lorenzetti quien aspiraba a volver a la presidencia del Alto Tribunal. La jugada contó con los votos suficientes del propio Rosatti, más los de Maqueda y Rosenkrantz, dejando a un lado los aspectos éticos y la solicitud de postergación que había pedido Elena Haighton. 

El cargo que detentará Rosatti hasta 2024 no es meramente protocolar, es una señal clara de distanciamiento con el gobierno ya que la enemistad entre AF y Rosatti es conocida desde los tiempos en que ambos compartieron gabinete con Néstor Kirchner. Curiosamente, Mauricio Macri, también se mostró contrariado con la designación, una coincidencia inesperada. La principal controversia pasa por los alcances del proyecto de Reforma de la Justicia Federal, que cuenta con media sanción de Senadores. Importantes causas e importantes lobbies también esperan en los pasillos de la Suprema. 

Una aparente muestra de convivencia luego de las PASO fue la postergada visita del ministro de Seguridad Raúl Levrino, acompañado por el jefe de la Policía de Mendoza Roberto Munives a la Comisión Bicameral de Seguridad, para informar sobre la situación provincial y responder a las preguntas de los legisladores por los hechos de inseguridad que han conmocionado a la provincia en los últimos meses. El huidizo funcionario afirmó que la política de seguridad está asentada en “el recurso humano, la tecnología aplicada a la seguridad y los indicadores para evaluar esa política para la toma de decisiones”. Más allá de la retórica oficial, hubo fuertes discusiones y críticas a una problemática que viene en aumento en cantidad y fundamentalmente en complejidad de casos. El enojo de los legisladores opositores fue evidente ante la falta de respuestas de Levrino, sobre todo en cuanto a los reiterados femicidios y desapariciones de personas ocurridos en los últimos tiempos.

Mientras Suárez se ufana de que en la nación siguen sus políticas sanitarias (?), la temporada alta de aumento de tarifas en Mendoza se hizo realidad en esta primavera caliente. El gobierno de Rodolfo Suárez autorizó una suba cercana al 15% en el cargo de distribución eléctrica (el cargo fijo de energía que es resorte nacional continúa congelado). También sufrieron un importante aumento las tarifas de taxis y remises, que ronda el 47%!!. En realidad los que sufrirán feo este tarifazo son los pasajeros. El “sinceramiento”, como eufemísticamente gustan llamar en el gobierno provincial a todo aumento descalzado de las pautas inflacionarias, impactará sobre las familias de menores ingresos, sobre todo el de la boleta de la energía porque la mayoría viaja en colectivo, que ese sí tiene un importante subsidio nacional. 

  La economía muestra signos de recuperación. Los últimos datos del Indec en materia de desempleo la ubica en el 9,6% al cierre del segundo trimestre, por debajo del 13,1% de igual período del 2020, y del 10,2% del primer trimestre de 2021. En tanto el segundo trimestre del 2021, muestra un crecimiento del PBI del orden del 17,9% respecto de igual período del año pasado, pero retrocedió 1,4% en relación al nivel de actividad registrado en el primer trimestre del corriente año. Igualmente debe tenerse en cuenta la alta tasa de informalidad laboral que supera el 40%.

Consolidar estos atisbos positivos para que se hagan efectivos en el ingreso de las familias es la consigna monotemática que se escucha puertas adentro del gobierno nacional. Sería un error pensar que la nueva dinámica sea rápidamente advertida por los ciudadanos de a pie o “de colectivo”. El desafío es hacer patente el “cambio climático” el termómetro social que permita ratificar el rumbo elegido en 2019.


/ En la misma sección
/ Columnistas
Lo que fue y lo que será en Chile