Columnistas // 2021-03-29
_
Ecuador: elecciones en el nuevo contexto regional
América Latina viene atravesando un periodo en el cual reaparecen algunos proyectos progresistas en la región. Los comicios a celebrarse el próximo 11 de abril en Ecuador pueden fortalecer esta tendencia si triunfa el candidato del correísmo Andrés Arauz.


En el marco del segundo encuentro del ciclo de conferencias “América Latina. Debates y Perspectivas”, bajo el nombre de “Ecuador, elecciones en el nuevo contexto regional” se analizó la situación actual socio-económica y sanitaria que está atravesando ese país y se contó con la participación de Pedro Brieger, analista internacional, periodista y director de Nodal; Pamela Aguirre, Parlamentaria Andina por Ecuador, Asambleísta Nacional electa, abogada; y Roberto Follari, doctor y licenciado en Psicología. Además contó con la presencia de María Gracia Martínez Pro, presidenta de la asociación civil Foro Nuevo Cuyo, y de Guillermo Carmona, referente provincial de la Corriente Nacional de la Militancia, organizadores del ciclo.

Guillermo Carmona abrió el conversatorio haciendo hincapié en dos hechos que marcan la política internacional venidera: el retiro del gobierno argentino del Grupo de Lima y las definiciones hechas por el presidente Alberto Fernández en la cumbre del MERCOSUR, considerando que la flexibilización del Mercosur destruirá los aparatos productivos y que la ausencia de una estrategia común debilita al bloque económico cuando se aguarda una puja entre Washington y Beijing. Carmona expresó también que “los procesos políticos que vivimos en las provincias argentinas están necesariamente vinculados con los procesos políticos de nuestra región”. 

Luego fue el turno de Roberto Follari, quien realizó una introducción al contexto social de Ecuador y remarcó que la presencia del movimiento indígena es el más fuerte y organizado de la región. Entre los principales aciertos del gobierno de Correa destacó un mayor apoyo de los sectores indígenas, lo que trajo armonía política y social; el estratégico desarrollo de la obra pública y una mayor visibilidad internacional; mejoras en la calidad de vida que se vieron evidenciadas en el aumento del PBI, gasto público, desarrollo social, reducción de la mortalidad infantil y disminución de la deuda pública. 

El periodista Pedro Brieger habló sobre el contexto regional. Para el analista existen dos claras posiciones: el liberalismo conservador de derecha, por un lado, y la centro izquierdo progresista por el otro. Manifestó que “la derecha es la que alza en primer lugar la bandera de la democracia, pero no tolera disenso”. Por ejemplo, “congelaron las instituciones regionales como la UNASUR y la CELAC una vez que el hegemonismo progresista se vio interrumpido por estos procesos de derecha”. Para el periodista los dos grandes problemas que tiene la derecha latinoamericana es, por un lado, que no pueden resolver la disputa a través de los golpes de estado al estilo tradicional. Al no poder cerrar estos ciclos progresistas por estos medios recurren a otros métodos, esto implica la utilización de los poderes judiciales, que aún controlan, los cuales poseen una estructura que sigue siendo la misma que hace 200 años. Por lo tanto, lo resuelven a través de las campañas de “LawFawe”.

El otro problema que tienen las derechas latinoamericanas, según el analista, es que no tienen nada nuevo para ofrecer. “Miran a Europa, pero cuando acá se intenta construir algo similar a la unión europea lo intentan destruir. Tienen un discurso liberal que atrasa, de hace 50, 60 u 80 años. Pueden ganar elecciones, pero no tienen un solo referente en el cual mirarse como si tienen los movimientos progresistas de la región” culminó Pedro Brieger.

Respecto de la situación de Ecuador, la asambleísta Pamela Aguirre, llama al periodo gobernado por Lenin Moreno como el “calvario de la democracia”. Una parte de Latinoamérica padeció los envistes contra Rafael Correa en Ecuador y contra Lula en Brasil.  En Ecuador también se produjo un fenómeno llamado “law fare electoral”, bajo el cual se persiguió a los principales referentes no sólo judicialmente, sino que administrativa y electoralmente. La persecución se vio reflejada en la proscripción del nombre “Correa “en las listas y ,en el ámbito político, se cancelaron las autorizaciones para funcionar a las agrupaciones de Alianza País.

En concordancia con lo vivido en Argentina en las elecciones de 2015, el miedo y el uso de estrategias basadas en ataques personales por el candidato de la derecha, Guillermo Lasso, se hacen notar en los debates. 

Sobre el proceso de vacunación que se está realizando en Ecuador, Aguirre dijo que “la vacunación contra el Covid-19 se realizó sólo para los altos círculos sociales alineados con el gobierno, mientras el sistema de salud desangra y la sociedad pierde a sus familiares y amigos en manos de un gobierno que no los toma en cuenta”.

Estos próximos comicios pueden resultar una oportunidad para que no solo se haga pública la situación de constantes abusos por la que líderes y referentes latinoamericanos tuvieron que afrontar en los últimos años, como fue el caso de Lula en Brasil, sino la de poder rediseñar las defensas ante los ataques que se cómo persecuciones a nivel “institucional” por medio de campañas mediáticas que atacan el honor sin pruebas y sin proceso judicial. Es deber de los latinoamericanos y las latinoamericanas cuidarnos y seguir confiando en las vías institucionales como las únicas para armonizar los conflictos y como escape de cualquier intento de sumisión y silencio.


/ En la misma sección
/ Columnistas
Nudo Vial: la nueva novela de Marcelo Padilla