Columnistas // 2021-02-08
_
Frida y Chavela: el arte de amar
La relación entre la cantante y la pintora siempre será un misterio, como muchas cosas de la vida de Kahlo. Chavela habló en varias ocasiones de su amor entre música e intelectuales.

Chavela habló en numerosas ocasiones sobre el amor que tuvo hacia Kahlo cuando comenzaba su carrera musical.

Las pinturas de Frida Kahlo muestran son reflejo de sus pasiones, dolores y amores, que fueron mucho más allá de Diego Rivera, su esposo y compañero. Es sabido que la pintora mexicana tuvo numerosos amantes a lo largo de su vida, hombres y mujeres, incluidas grandes personalidades como León Trotsky.

Uno de los grandes amores de Frida, y del que quizás se habla menos, fue la cantante costarricense Chavela Vargas. Chavela habló en numerosas ocasiones sobre el amor que tuvo hacia Kahlo cuando comenzaba su carrera musical.

Chavela contó, antes de morir, cómo fue que ella y Kahlo se conocieron, en una de las tantas fiestas que se hacían en la casa del matrimonio de pintores, en donde se reunían las personalidades más famosas del mundo del arte y del espectáculo. 

 

Hay fiesta en casa de Frida

 

"Me invitó un amigo pintor. Dijo ‘esta noche hay fiesta en casa de Frida. ¿Vamos?' Fui y el ambiente era de mucha gente. Pasó la noche, cantamos, bailó todo mundo, entequilados todos", cuenta la cantante.

"Fue un deslumbramiento al verle la cara, los ojos. Pensé que no era un ser de este mundo. Sus cejas juntas eran una golondrina en pleno vuelo. Sin tener todavía la madurez de la mujer en mí, pues era muy niña, presentí que podía amar a ese ser con el amor más entregado del mundo, el amor más atado del mundo", dijo sobre Kahlo.

 

¿Un regalo que el cielo me envía?

 

Chavela jura que se deshizo de todas las cartas de amor que recibió de Frida, pero existe una dedicada a Carlos Pellicer en la que detalló su impresión al conocer a la cantante, hacia quien se sintió atraída desde un primer momento.

"Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más, se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo. Pero creo que es una mujer lo bastante liberal, que si me lo pide, no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. ¿Cuántas veces no se te antoja un acostón y ya? Ella repito, es erótica. ¿Acaso es un regalo que el cielo me envía?", escribió Kahlo.

Después de conocerse, Chavela se mudó un tiempo a La Casa Azul junto a Frida y Diego Rivera, donde narra haberse sentido muy feliz y enamorada, así como amada por parte de Kahlo. "Me enseñó muchas cosas y aprendí mucho. Sin presumir de nada, agarré el cielo con las manos, con cada palabra, cada mañana", dijo.

 

Y un día abrí la puerta y no volví

 

Chavela confesó que no pudo soportar mucho tiempo compartir el amor de Frida con Diego, y que un día simplemente se marchó.

"Mis palabras posiblemente la hirieron mucho cuando le dije que me iba y ella me dijo: 'Lo sé. Es imposible atarte a ninguna vida de nadie. No te puedo atar a mis muletas ni a mi cama. Vete,' Y un día abrí la puerta y no volví", contó.

Chavela nunca detalló si mantuvo un vínculo sexual con Frida. De igual manera, el romance, así como el gran amor y atracción que sentían entre ellas es algo innegable, así hayan sido amantes o se desearan a la distancia.

Los pormenores de la relación entre ambas mujeres siguen siendo un misterio, como siempre fue todo en la vida de la mexicana. 

 


/ En la misma sección