Columnistas // 2020-07-24
_
El teletrabajo llegó para quedarse
Así lo expresó Andrés Lombardi, titular de la Cámara de Diputados de la provincia, en su exposición ante el conversatorio sobre Teletrabajo y Sector Público en Mendoza, organizado por APOC – Asociación del Personal de los Organismos de Control -, AEFIP – Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos y la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación.


El teletrabajo “es un proceso que lleva tiempo pero que va a continuar. Esta crisis en la que estamos inmersos producto de la pandemia, es sin duda una oportunidad y los mejores resultados se obtienen cuando uno la enfrenta y le pone entusiasmo, ganas, trabajo y una actitud positiva. Esta modalidad de trabajo, llegó para quedarse”, expresó Lombardi, quien junto a Ariel Pringles, secretario de Relaciones Internacionales y DDHH de la UEJN, y Juliana Acevedo, directora de Asuntos Jurídicos y Técnicos de la Subsecretaría de Trabajo y Empleo de Mendoza, fueron convocados a exponer sobre este tema que es foco de debate en el Congreso Nacional.

El encuentro, que contó con más de 80 participantes de distintas provincias, estuvo moderado por Federico Rocagno, secretario General de APOC Mesa Nacional, Ramiro Quevedo Mendoza,  secretario General de APOC Seccional Mendoza y Julio Minich, consejero Nacional de AEFIP Seccional Cuyo.

Lombardi, basó su exposición en tres ejes: el contexto global que “evidentemente esta pandemia ha acelerado”;  el funcionamiento de la Cámara de Diputados de la provincia en este contexto, y los distintos proyectos de Ley que hay en la Legislatura de Mendoza sobre la temática, así como  la media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación.

”La modalidad de teletrabajo se venía impulsando en algunos sectores mucho más que en la Administración Pública, como es el caso de los profesionales de las tecnologías, los desarrolladores”,  dijo el diputado, pero también estos cambios se venían dando de la mano de las nuevas generaciones. “Vienen cambiando las generaciones y cada vez sienten menos apego a las empresas en las que trabajan. Sus motivaciones son distintas, están más motivados en generar un ingreso que les permita disfrutar de la vida y trabajar para cumplir con sus objetivos, que tal vez, como estamos acostumbrados nosotros, a hacer carrera en un lugar de trabajo”.

“El mercado laboral ya venía cambiando por la demanda y no por la oferta laboral. Aquellas que manejan redes sociales, que hacen publicidad, son cada vez trabajos que se realizan más en forma remota y que antes se tomaban como consultoría cuando ahora hay que preguntarse si esas consultorías no son también formas de teletrabajo”, apuntó 

Al respecto, dijo que “hay que pensar el teletrabajo a futuro, no sólo en este contexto en el que estamos inmersos, hay que pensarlo hacia adelante o por lo menos creo que ese es el sentido de la norma que se está discutiendo a nivel nacional, de pensarlo para la post pandemia”.

Para Lombardi, esta nueva modalidad de trabajo traerá una serie de beneficios como por ejemplo, una disminución en el costo de tiempo que implica el traslado del trabajador a su lugar de trabajo. “Ese tiempo que el trabajador ahorra en traslado lo gana en vida, en esparcimiento, en relación con su comunidad más cercana”, sostuvo. Pero también, conllevará a un beneficio en el medio ambiente precisamente por el menor uso de transporte, y algo fundamental: el teletrabajo producirá “un cambio profundo porque se empezará a federalizar el trabajo y probablemente se empiecen a equiparar los sueldos. Todo esto va a llevar a una discusión salarial, lo que será un trabajo que tendrán que llevar adelante los sindicatos”.

Todo ello, porque “probablemente ya no sea tan importante la migración del interior a la ciudad de Mendoza y a la vez, desde las provincias a Buenos Aires. Son cambios que se vienen, que van a ser lentos, no van a ser abruptos, pero que son preguntas que nos tenemos que hacer quienes de alguna forma somos dirigentes tanto gremiales como políticos”, acotó. 

En ese empezar a pensar este escenario futuro, afirmó que de alguna manera también deberá cambiar la forma de evaluar el desempeño del trabajador. “En el caso de la Administración Pública, los ítems de Presentismo o puntualidad, tendrán que mutar para poder hacer una evaluación de la productividad, por objetivos. Hay que garantizar el nivel salarial pero hay que empezar a pensar nuevos criterios de evaluación y nuevos ítems que vayan premiando esto, por supuesto, tanto para el sector privado como para el público”. 

Por ende, agregó, “si vamos a avanzar en la legislación, tenemos que pensar en lo que viene, en la post pandemia  por más extensa que sea y por más restrictiva que sea. El mercado laboral está cambiando y es un desafío. Como también lo será para los sindicatos, que tendrán que repensarse no sólo en cómo se vinculan con sus afiliados o representados, sino también en cómo van a rediscutir todo ese proceso del teletrabajo en cada una de las actividades particulares”.

Tras exponer sobre cómo la Legislatura de Mendoza avanzó rápidamente con el uso de las nuevas tecnologías para poner en práctica las sesiones online, adaptar los Reglamentos Internos e incluso en el caso de la Cámara de Diputados, el desarrollo completo del expediente digital bajo el sistema de Gestión Documental Electrónica que permitió el trabajo pleno de las comisiones, indicó que en la provincia son tres los proyectos presentados por legisladores tendientes a regular de alguna manera el teletrabajo.

Uno de ellos, con media sanción, pertenece a la senadora Ana Sevilla, otro es impulsado por la senadora Natalia Vicencio, y un tercero impulsado por el diputado Jorge Difonso. En tal sentido, el titular de la Cámara Baja expresó que “estos proyectos son similares a la ley nacional que está en discusión, pero nos parece oportuno esperar la sanción definitiva de esa ley nacional para avanzar luego en la provincia. Por eso nos parece importante este debate para tomar nota de qué nos está quedando pendiente de legislar en Mendoza”. 

“Por suerte tenemos tiempo para discutirlo y para adecuar las herramientas del Estado  para esta nueva realidad. Lo importante es tener en cuenta que si no entendemos que el teletrabajo, en algunas actividades y en algunas tareas que lo permitan, va a ser la modalidad del trabajo en el futuro, vamos a estar tratando de frenar una bola gigante con la mano y nos va a terminar llevando puestos”, finalizó.


/ En la misma sección