Columnistas // 2020-05-31
_
PANORAMA POLÍTICO
Flexibilización
Los nuevos contagios, la precariedad laboral en épocas de trabajo virtual, la acuciante situación económica y la falta de construcción común entre el gobierno radical, la oposición y los sectores productivos, coloca a la provincia en una situación de extrema vulnerabilidad.


Tras la flexibilización en cuarentena en la provincia, se establecieron protocolos para la apertura de comercios, bares y shoppings. Esta medida se puso en discusión este fin de semana, cuando se supo de tres nuevos contagios, producto de un testeo positivo de un camionero que venía de la provincia de Buenos Aires. 

Cientos de camiones llegan diariamente a la provincia de Mendoza desde el paso internacional provenientes desde Chile, desde Desaguadero, camiones provenientes de distintas provincias, de Paraguay y Brasil. 

Distintos sectores políticos vienen advirtiendo de esta situación que podría llevar al contagio comunitario, no solamente por el mismo contagio de los propios choferes, sino a través también de los alimentos y suministros que transportan. 

Es así que el gobernador anunció este fin de semana que los camioneros locales deberán guardar estricta cuarentena en sus domicilios. “Los camiones serán vigilados por monitoreo satelital y están controlados los nexos de los tres nuevos casos”, señaló el Gobernardor Rodolfo Suárez. 

Mientras tanto, para los profesionales nucleados en Ampros “La salud está de luto”. Desde el sindicato realizaron un reclamo por una serie de incumplimientos para quienes arriesgan a diario su propia vida en pos de vencer la pandemia de COVID-19. 

Hay 2000 profesionales de la salud en una situación de flexibilización y precariedad. Además, señalaron el incumplimiento de las leyes que los protegen y en muchos casos, desde sometimiento por parte de las autoridades de sus lugares de trabajo, hasta maltratos que resultan del desconocimiento de la ética y la gestión en salud. Además, resaltaron la inequidad en el aporte del Impuesto a las Ganancias en relación a los funcionarios políticos y judiciales, ya que los profesionales de la salud aportan el 50% del Impuesto a las Ganancias. 

En esta continuidad en la flexibilización en todos los ámbitos, desde el área del Teatro presentaron un protocolo para la reapertura de salas. Ya que el mayor sostén de estos espacios se realiza gracias a la existencia de alumnos y docentes de talleres Seminarios y Cursos variados. 

Explicaron que guardando las medidas de salubridad y control que proponen en el protocolo presentado al gobierno, la actividad de talleres, seminarios, cursos y ensayos de no más de 10 personas podrían comenzar a funcionar y de este modo paliar el daño económico que todas las personas y espacios implicados vienen sufriendo desde marzo.

El gobierno, respondió con una línea de financiamiento para agentes de viajes receptivos, transportistas, pero también podrán hacerlo pequeños prestadores de turismo de aventura, emprendimientos rurales, chocolaterías, venta de artesanías, productores de espectáculo, organizadores de congresos y quienes prestan servicios a actividades culturales tales como sonido, iluminación, proyecciones, entre otros.
El monto máximo a financiar es de $ 2.500.000,00 y no puede ser inferior a $ 150.000,00. Dentro de dichos márgenes se escalonará de acuerdo a la cantidad de empleados registrados. 

En  tanto, desde la legislatura provincial la Unión Cívica Radical gobernante insistió con el sobre endeudamiento, presentando un proyecto para conferir al Ejecutivo la posibilidad de un roll over, para el pago de las amortizaciones de deuda. Esta iniciativa, y la nueva toma de deuda ya había sido descartada por la Cámara de Diputados y Senadores meses atrás. 

Uno de los temas de la semana también fue el desafuero del legislador Marcelo Romano, quien tiene una causa por increpar a efectivos policiales en un control rutero. 
El proceso, fue fogoneado por el oficialismo. Para Romano, su desafuero es producto de su investigación por la megaobra Portezuelo del Viento, en la que acusa al gobierno provincial de querer beneficiar a una sola empresa y evitar la participación de proveedores mendocinos. De este modo justificó su desafuero como una “persecución política”, mientras el radicalismo adujo la necesidad de transparencia. 

Otro tema candente fue el envío por parte del Poder Ejecutivo de un proyecto para la creación del Consejo Económico, Ambiental y Social. 

Este proyecto ha sido criticado por sectores ambientalistas, peronistas, y de izquierda porque el proyecto podría permitir renovar la discusión sobre la megaminería en Mendoza. 

Frente a esto, el presidente del Partido Justicialista mendocino Guillermo Carmona señaló que este Consejo ya existe, y que con esto el Gobernador quiere contribuir a un desarrollo equitativo y sustentable de la provincia. 

El gobernador impulsa la creación de un Consejo que ya existe: El Consejo de Estado del Plan Estratégico Provincial, regulado por la Ley Provincial 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo. Este es un órgano permanente que contempla las dimensiones político-institucional, económico-productiva, social y ambiental". Este Consejo no fue convocado en el gobierno de Cornejo y tampoco en el de Suárez. 

En este contexto, sigue siendo acuciante la situación económica, mientras el gobierno negocia con bonistas a través de operadores la reestructuración del pago de la deuda.

En este momento y según un informe del economista Dante Moreno para Babel, Mendoza registra que el empleo formal al comparar el tercer trimestre de 2019 con igual periodo de 2015, se contrajo en 2.422 empleos, dicho número es la resultante de variaciones positivas y negativas en las catorce ramas de actividad analizadas, en el caso de las manufacturas industriales se verifica una reducción mayor que alcanza los 5.517 asalariados que perdieron su puesto de trabajo.

El INDEC en su informe Mercado de Trabajo le asigna al Gran Mendoza una tasa de desocupación del 7,3% en el cuarto trimestre de 2019, dicho valor es cuatro puntos porcentuales mayor a igual trimestre de 2016.

En manera paralela a la perdida de fuentes de trabajo, se asocia la caída de ingresos y por consiguiente un menor poder de compra, que impacta en las ventas de supermercados. En Mendoza la estadística oficial expone que las ventas del año 2019 medida en pesos constantes fue un 20,7% menor al acumulado de 2015.

Otro indicador a destacar es el consumo de cemento portland cuyo valor en 2019 es un 9,7% menor al registro del año 2015.

La conclusión inmediata, es que la economía mendocina durante la gestión del exgobernador Cornejo retrocedió, en tanto en los ochos años inmediatos anteriores es decir de 2008 a 2015 el Producto Bruto General provincial registró un crecimiento del 11%.

En este contexto de depresión y detención económica, la flexibilización y precarización laboral que aumenta en tiempos de trabajo virtual, y la falta de discusión de una nueva matriz productiva en Mendoza nos coloca en una situación de suma vulnerabilidad. Sabemos dónde estamos, pero no hemos podido hace tiempo comenzar a trazar el camino al que deseamos llegar como sociedad. 

De este modo se vuelve urgente que la dirigencia local, el gobierno y los sectores productivos puedan converger en una línea de diálogo que contribuya a aliviar la situación de las y los mendocinos. 
 


/ En la misma sección