Mendoza // 2023-05-29
_
Oportunismo versus convicción


La política es sin duda, una herramienta de transformación social. Pero como en casi todos los ámbitos de la vida, quienes la ejercen pueden utilizarla para satisfacer egos o para realmente provocar un cambio sustantivo en la sociedad. Los primeros, actúan por oportunismo. Los segundos, por convicción.

Los oportunistas suelen disfrazarse de empáticos, sencillos. Los segundos, no necesitan esconderse detrás de ninguna máscara porque sus actos hablan por ellos. En estas elecciones ambas caras de la política se han puesto de manifiesto, sólo que los hipócritas, esta vez, han quedado en evidencia.

En la Unión Mendocina hacen alarde de que ejecutan una nueva forma de hacer política, pero basta con ver cómo declaran y cómo actúan, para darnos cuenta del engaño. La demagogia se apropió de sus discursos y el patoterismo de sus acciones. 

En un contexto de angustia y desesperanza, como el que vivimos todos los argentinos, la gente lo que menos necesita es a lobos con piel de cordero, políticos a los que sólo les interesa cumplir con sus caprichos e intereses personales y que son capaces de cualquier artilugio para llegar al poder. Eso es el poder por el poder mismo. Eso es oportunismo.

Daniel Orozco cambió de opinión de un día para el otro. O estuvo siete años ciego y de repente obró un milagro del pastor Bonarrico,  o su mezquindad política lo hizo enceguecer, o el amor fue más fuerte, como dice la canción de Tango Feroz. Tengo mis teorías, pero no es el sentido de este espacio. Sin embargo, cuando me di cuenta que había perdido el rumbo y que no escuchaba a su propio equipo, empecé a correrme sin herir. Eso es responsabilidad. Eso es convicción.

En política, señores, hay que tener valores, ser estoicos, sostener aquello en lo que creemos, ser responsables y consecuentes con nuestras ideas y serle fiel a la gente, no correr detrás de ambiciones personales. Para eso hay que tener grandeza.  

Lo mismo pasa con Omar De Marchi. No pueden sostener el discurso. Las luchas comunes pasaron a ser batallas personales y en ellas, convocaron a todos aquellos a quienes  querían combatir. Subestiman a la ciudadanía y ponen de enemigo a quien los llevó a ocupar el rol que hoy ocupan en la vida política. 

No hay convicciones en ese espacio. Sólo el rejunte de  oportunistas.


/ En la misma sección
/ Mendoza
Emotivo homenaje a Armando Tejada Gómez en su casa natal de la Media Luna
/ Mendoza
El jueves 25 es la Audiencia Pública por Pata Mora en Malargüe
/ Mendoza
Robaron los cables del alumbrado publico en Perdriel