Deportes // 2022-12-19
_
Argentina campeón del mundo
La Scaloneta como metáfora de un país que sabe renacer de las cenizas
El equipo argentino logró el título mundial tras 36 años y cortó una hegemonía de 20 años de triunfos europeos. Messi levantó la Copa y el mundo del fútbol se rinde a sus pies. Los argentinos festejaron en las calles y la algarabía es total.


“Tarda en llegar y al final, al final, hay recompensa”, dice Zona de Promesas y retrata tal vez el momento que vive la Argentina. Mucho habrán dicho las crónicas deportivas a la hora de la publicación de estas líneas. Del partido qué se puede decir, no habrá mayor épica que ganar una final a la que muchos medios de todo el planeta calificaron como “La mejor final de todos los tiempos”: 3 a 3 y triunfo por penales, con un duelo increíble entre dos de los mejores jugadores del mundo. 

Disputar el partido cumbre ante el vigente campeón del mundo y el duelo entre el “rey del fútbol” de los últimos 15 años, Messi, y uno de sus posibles herederos, Mbappe, también dio que hablar en la previa.

Por esas cosas que tiene el fútbol –y que en mi consideración lo hace uno de los deportes más apasionantes-, Argentina jugó uno de sus mejores partidos en toda la Copa del Mundo y, sin embargo, sufrió como otras pocas veces.

Pero no estamos aquí solo para hablar del partido, sino para hacer una valoración de este proceso que nos llevó ayer a abrazarnos emocionados hasta las lágrimas con familiares, amigos y hasta algún desconocido.

La llegada de Lionel Scaloni a la dirección técnica de la Selección Argentina quedó atrás en el tiempo. Un interinato con algunos amistosos y una renovación obligada por la edad de varios jugadores tras el Mundial de Rusia 2018 daban una base endeble al nuevo técnico.

La oposición generalizada del periodismo deportivo al proceso encabezado por Scaloni y la constante postulación de “nombres fuertes” daban pocas certezas a la continuidad del DT. Con el diario del lunes, una acertada decisión de Claudio “Chiqui” Tapia le daba la oportunidad al pujatense de dirigir la Copa América de 2019.

En dicha Copa América, Argentina fue tercera, pero no sin antes pasar un camino complejo. Una derrota por 2 a 0 con Colombia, un empate 1 a 1 con Paraguay y un penal clave atajado por Armani, dejaron con vida a la Selección que luego le ganaría 2 a 0 a Qatar para meterse en 4tos de final.

Un triunfo tranquilo ante Venezuela y una derrota polémica contra Brasil –con claros penales para Argentina no cobrados por el árbitro- enviaron a Argentina a jugar por el 3er puesto ante Chile. Declaraciones polémicas de Messi tras la derrota ante Brasil y una expulsión tras una trifulca con el chileno Medel, marcaban un cambio fuerte en las muestras de liderazgo y personalidad de Lionel Messi, capitán indiscutido de la Selección Argentina.

Lionel Scaloni fue confirmado para la Copa América de 2020, donde Argentina sería local. Lo que pasaría tras esa confirmación sería casi mágico y digno de una película hollywoodense. El fútbol se convertiría en una metáfora de un país y un equipo que hacen de la resiliencia su bandera.

Argentina tenía un gran presente en la Eliminatoria y la renovación comenzaba a dar sus frutos. Casi un presagio de lo que vendría después, la Selección comenzaba a dar muestras de buen fútbol y lograba identificación con el público. La Argentina ganaría la Copa América en Brasil y rompería un maleficio de 28 años sin títulos.

La revancha de los Pekerboys

Discípulos del histórico DT argentino, José Néstor Pekerman, encabezaban el proceso que llevaría al final a Argentina a levantar una nueva Copa del Mundo. Reminiscencias de aquella selección de 2006 –tal vez la última que enamoró al público-, se presentaban en el proceso.

Lionel Scaloni, Pablo Aimar, Roberto Ayala y Walter Samuel, fueron parte de procesos juveniles de José Néstor Pekerman y coronaron en mundiales juveniles sin poder lograrlo en la Selección Mayor. Sin embargo, se mostraron como herederos de un estilo de conducción con un trabajo fuerte en todos los detalles y sobrio a la hora de declarar, tanto en el triunfo como en la derrota. 

Tal vez, un símbolo de esta identificación fue ver al propio Pekerman en la tribuna celebrando el triunfo de “sus pibes”, los Pekerboys y a Scaloni celebrando con su camiseta Nº18 con la que fue campeón Sub-20 en Malasia 1997. Ese estilo de conducción fue el que logró generar empatía en propios y ajenos. El ex campeón del mundo César Luis Menotti se encargó de resaltar esto y decir que “este cuerpo técnico no vende humo”.

Buenos perdedores, buenos ganadores

Durante el Mundial, se vivieron momentos de críticas por parte de la prensa europea y la “europeizada prensa bien pensante argentina”. “Que Messi es el mejor del mundo es tan falso como los 30 mil desaparecidos”, dijo una periodista negacionista que tomaba lavandina en vivo durante la pandemia.

“El futbolista extraordinario no pudo contener al hombre vulgar”, tituló La Nación. En tanto que el Diario Clarín parecía pedir una sanción a Messi por sus dichos contra el árbitro y las discusiones post partido con jugadores de Países Bajos.

Los jugadores argentinos fueron buenos perdedores y buenos ganadores durante la Copa. Cuando les tocó irse derrotados con Arabia Saudita, lo hicieron con la cabeza baja y pensando en reponerse del golpe inesperado. Cuando les tocó ganar, ante México, Polonia y Croacia, terminaron saludando al rival y felicitando a sus contrincantes de turno.

El partido con Países Bajos tuvo otros condimentos: declaraciones picantes por parte de los neerlandeses en la previa, patoteos durante el partido y malos tratos generalizados para con los argentinos, fueron una constante. “Los malos modales” de nuestros jugadores fueron una respuesta a las tantas provocaciones vividas incluso durante la tanda de penales.

Lo ganó el mejor: La Scaloneta le dio la Copa a Messi

Lionel Messi debió esperar a su quinta copa para poder ser campeón del mundo. En el proceso de este mundial, Leo se convirtió en el jugador con más participaciones en mundiales –con 5 copas, junto al portugués Cristiano Ronaldo y los mexicanos Guardado y Ochoa-, en el argentino con más goles –superando a Batistuta- y en el jugador con más partidos jugados en mundiales –superando al legendario capitán alemán Lothar Matthäus-.

Pero, más allá de haber sido el goleador argentino en el mundial, a solo un gol del francés Kylian Mbappe, quien se llevó la bota de oro, y elegido como el mejor jugador de la Copa del Mundo, Leo no estuvo solo. Y tal vez ese es el mayor logro de Scaloni.

Quizás para darle más épica a este logro, Argentina perdió su primer partido y debió jugar “cinco finales del mundo” antes de jugar la Final del Mundo. La inesperada derrota ante Arabia Saudita lo puso contra las cuerdas y Argentina fue de menor a mayor durante toda la Copa.

Casi como uno de esos personajes de reparto de una película, Hervé Renard, DT de Arabia, venció a Argentina y sentenció que “pasarán de ronda y serán campeones del mundo”. ¿Lo vio venir? ¿O supo que tras hacer historia había despertado al león dormido?

El mayor logro de Lionel Scaloni es que sea casi imposible o injusto hacer un Top 3 o un Top 5 de jugadores argentinos en esta copa. El claro liderazgo de Lionel Messi fue acompañado por la serenidad y sapiencia de un cuerpo técnico que logró la aprobación de la gente. Di María, Dibu Martínez, Julián Álvarez, "Huevo" Acuña, fueron algunos de los actores de reparto en esta historia protagonizada por Messi y bajo la dirección de Scaloni.

Argentina no para de ganar de la mano de Scaloni y se acostumbró al triunfo que fue tan esquivo durante tantos años. Copa América en 2021 ante Brasil en el Maracaná, Finalissima ante Italia en Wembley y Mundial ante Francia en Qatar. ¿Qué más decir de este proceso?

Scaloni generó un equipo que no agacha la cabeza ante la prepotencia europea. El primer tiempo de la final fue una exhibición y en el partido más difícil Argentina estuvo casi 80 minutos sin sufrir. La potencia de Francia fue reducida a la mínima expresión. Una pequeña muestra del potencial de ese equipo puso en dudas un logro por demás merecido.

Scaloni encontró en Dibu el “arquero de equipo grande”, que aparece en las situaciones extremas. El mano a mano en los últimos instantes del partido y las participaciones en las tandas de penales lo ponen a la altura de los grandes arqueros de la historia argentina.

La aparición y el sostenimiento de futbolistas jóvenes que iban como “recambio” y terminaron ganándose el lugar en la cancha. MacAllister, Enzo Fernández y Julián Álvarez dan la sensación de que hay Scaloneta para rato.

El proceso continúa y la renovación vino de la mano con la consagración. Con una mayoría de jugadores jóvenes y una camada que viene detrás –Garnacho, Paz, Romero, entre otros-, dan la sensación de que el trabajo a largo plazo puede dar más frutos.

A inicios de Qatar 2022, Messi anunció que sería su última Copa del Mundo y que se retiraría de la Selección. Sin embargo, tras ganar la Copa del Mundo, declaró que “quiere disfrutar de la sensación de ser campeón del mundo”.

Scaloni logró que Messi vuelva a disfrutar de la Selección Argentina. Será hora de rendirle un merecido homenaje a ese obstinado rosarino que no bajó los brazos y que nos mostró que valía la pena intentarlo una vez más.

Rara vez el mundo es un lugar justo y este domingo así lo fue: Messi, Di María y compañía lograron levantar la ansiada Copa del Mundo. Afortunadamente seguirán en la Selección Argentina y –esperemos que también nos toque verlos en el interior- se podrá rendirles homenaje desde las tribunas y dentro de las canchas. 


/ En la misma sección
/ Deportes
El Atlético Madrid se cruza con Real Madrid por la Copa del Rey
/ Deportes
Qatar 2022 / Argentina mostró su mejor versión y se clasificó primera en su grupo
/ Deportes
Qatar 2022 / Volvé a ver los goles de Argentina ante Polonia