Deportes // 2022-11-25
_
Dos años sin Diego, la ausencia más presente en Qatar 2022
Se cumplen dos años del fallecimiento de Diego Armando Maradona. Canciones, banderas, camisetas y una presencia inexorable en días de la Copa del Mundo.

Fotos: San Juan 8 y Télam

“En Argentina nací, tierra de Diego y Lionel…”, dice la canción que por estas horas entonan miles de hinchas argentinos en las calles de Doha. Se vive, por estos días, la primera Copa del Mundo sin Maradona desde el debut de Diego.

Porque pese a que debutó en 1976 y César Luis Menotti decidió no convocarlo al Mundial de Argentina 1978, Diego estuvo en la lista previa y fue la gran polémica su decisión de que no fuera parte del plantel. El título “tapó” su ausencia, pero Diego se haría notar fuertemente un año después.

El Mundial Sub 20 del año 1979 lo tuvo como gran figura y daba un ingreso eterno a Maradona a las competencias internacionales. El Mundial de 1982 no contó con su mejor performance y “los campeones del Mundo más Maradona” se despidieron rápidamente de las canchas españolas.

Su mejor desempeño –y probablemente el mejor desempeño de un jugador en cualquier Copa del Mundo- llegaría cuatro años más tarde. Maradona brilló en México 1986: contra el calor, contra la altura y contra cualquier rival que se pusiera en el camino, Diego desfiló en las canchas mexicanas.

El mítico Estadio Azteca, que ya había visto brillar a Pelé en 1970, fue el testigo del más “mundialista de los hombres”, tal como lo apoda el periodista Miguel Francolini. Maradona se destacó como nadie lo había hecho antes –y no lo ha hecho después- para que Argentina levantara su segunda Copa del Mundo.

Dos goles históricos ante Inglaterra –la Mano de Dios y el mejor gol de todos los tiempos-, dos goles más ante Bélgica en semifinales y una asistencia sublime para el 3 a 2 que marcaría Burruchaga para darle el título a Argentina, fueron algunas de sus intervenciones determinantes.

Diego ya tenía un lugar guardado en la historia grande de las Copas del Mundo. Su idilio con Argentina se potenciaba aún más, el capitán eterno sería imborrable desde ahí en adelante.
Con más años, algunos problemas físicos y fuertes enfrentamientos contra la FIFA, Maradona volvería a tener una participación importante en Italia 1990. Argentina perdería la final ante Alemania, tras un polémico penal cobrado por el mexicano Codesal.

Su historia en la Selección parecía terminada, sobre todo tras el bicampeonato argentino en Copas América de 1991 y 1993. Coco Basile conducía un equipo que parecía ser invencible. Sin embargo, la derrota llegó, el equipo se plagó de dudas y la clasificación a EEUU 1994 estaba en duda.

Basile llamó a Maradona para el repechaje ante Australia, el equipo ganó y volvió a ser considerado un fuerte candidato. Una fuerte pretemporada en La Pampa y un Diego más motivado que nunca, llenaban de esperanza a los bicampeones de América.

Pero el sueño se truncó y tras un debut maravilloso, con goleada y una obra de arte en el pie izquierdo de Maradona, las malas noticias llegaron. Argentina le ganó a Nigeria con dos goles de Caniggia y la imagen que quedó grabada fue la de la enfermera llevando de la mano a Diego.

A Diego le cortaron las piernas. Argentina perdió con Bulgaria y se clasificó a octavos de final donde enfrentaría a Rumania. Otra derrota, esta vez por 3 a 2, dejó al equipo de Basile sin chances y con un duro golpe.

El otro Diego, el hincha y el DT

Los mundiales siguientes encontraron a un Diego Maradona en modo hincha. El ex jugador Nº10 ahora era el hincha Nº1. Peleó con las autoridades japonesas por no dejarlo entrar a su país y lanzó una frase maradoniana inolvidable: "No me dejan entrar a Japón porque consumí drogas, pero dejan entrar a los yanquis que les tiraron dos bombas atómicas”.

En 2006, Diego se presentó en Alemania a alentar la Selección y algunos pasajes quedaron grabados en la retina de todos los hinchas. Hace unos días se volvió viral un pasaje donde se podía ver a los hinchas argentinos alentando, arengados por Maradona, ante la atónita mirada del holandés Arjen Robben, rival de la ocasión.

El 2010 encontró al primer mundial en África con Diego como DT de la Argentina. Con las miradas posadas en Diego y Lionel, la albiceleste se convertía en un candidato –tal vez más por una cuestión mística que futbolística-. Alemania fue el verdugo de Argentina y con un 4 a 0 rompió el sueño de Maradona y toda la Argentina.

Ya en 2014 se vio un Diego en “modo analista” para la TV y en 2018 fue el hincha que se llevó todas las miradas. Su cercanía con Vladimir Putin, su palco preferencial y su presencia esplendorosa mostraron al último Diego que veríamos en la Copa del Mundo.

Incluso dejó una postal histórica cuando el único rayo de sol que entraba a la cancha le dio en el pecho a la vista de todo el planeta fútbol. Marcos Rojo acababa de estampar el 2 a 1 para que Argentina le ganara a Nigeria y se clasificara a Octavos de Final tras una primera ronda para el olvido.

El post Diego

El 25 de noviembre de 2020, cerca del mediodía, y en el contexto de la pandemia que aún azotaba a todo el planeta, la Argentina y el mundo se anoticiaban del fallecimiento del 10. La noticia golpeó fuerte al mundo, ya que una de las mayores estrellas de todos los tiempos en el deporte más popular del planeta había dejado una huella indeleble.

Los homenajes de grandes estrellas del fútbol como Messi y Carlos Tévez, no se hicieron esperar. Un velorio multitudinario que rompió todo tipo de protocolos de distanciamiento, fue otra de las últimas imágenes que dejó la partida de Diego.

“Fua, el Diego…”, fue una de las frases más usadas para expresar la mística de Diego y su presencia, aún ausente. Argentina volvió a ganar un título tras 28 años de sequía. Y no solo fue uno, llegaron dos y con gran impronta.

Una final 1 a 0 ante Brasil en el Maracaná y una goleada en Wembley ante Italia, dieron a la Selección Argentina los esperados títulos y a Messi la alegría de ser campeón con la Selección Mayor. La expectativa para Qatar 2022 era enorme.

El segundo aniversario de la muerte de Diego nos encuentra en plena disputa de la Copa del Mundo Qatar 2022. Las canciones, las banderas y las camisetas con alegorías sobre Diego son una constante en estas horas.

Tras un inesperado traspié ante Arabia Saudita, en la jornada de este sábado 26 de noviembre Argentina enfrentará a México. Justo ese rival, anfitrión en el Mundial que más vio brillar al más brillante de los jugadores en la Copa del Mundo, será el escollo que Argentina deberá sobrepasar para poder seguir con la ilusión intacta.

“Y al Diego, desde el cielo lo podemos ver… con don Diego y con la Tota, alentándolo a Lionel”, cierra la canción con la que abrimos esta nota. Desde allá -si es que existe ese allá-, o desde donde sea, Diego Armando Maradona estará dejando todo por la Argentina. Como lo hizo en la cancha, como lo hizo en la tribuna y como cada uno de nosotros lo recordamos a dos años de su partida.
 


/ En la misma sección
/ Deportes
El Atlético Madrid se cruza con Real Madrid por la Copa del Rey
/ Deportes
Qatar 2022 / Argentina mostró su mejor versión y se clasificó primera en su grupo