Deportes // 2022-11-10
_
A 10 días de Qatar
¿África puede?: La esperanza de jugar los siete partidos
El continente africano es “la promesa incumplida” de la Copa del Mundo. Tras algunas actuaciones interesantes que ilusionan al planeta fútbol, ningún país africano logró llegar a semifinales. ¿Será Qatar la ocasión para lograrlo?

Foto: Roger Milla en el Mundial 1990

El comienzo del Mundial está a la vuelta de la esquina y muchos se preguntan quiénes serán las grandes sorpresas en esta ocasión. Los candidatos para quedarse con la Copa del Mundo son, en gran parte, las selecciones más tradicionales de esta competición. Pero, ¿y si hay sorpresas? ¿Quién está en condiciones de dar el batacazo?

África es un continente con una rica tradición en fútbol. Varias de sus selecciones fueron “la sorpresa” en distintas competiciones. Sin embargo, hasta 2022, ninguna logró meterse entre las cuatro mejores del planeta. ¿Qué les faltó?

En las últimas horas, el histórico goleador del Inter de Italia y el Barcelona, Samuel Eto’o realizó un pronóstico muy fuerte sobre Qatar 2022: “la final será Camerún vs Marruecos”. El camerunés, actual presidente de la Federación de su país, fue muy optimista sobre la Copa a realizarse desde el próximo 20 de noviembre.

Con su selección, Samuel Eto’o disputó la Copa de Francia 1998, donde fue eliminado en primera ronda, y fue campeón de la Copa Africana de Naciones 2000. Eto’o solo disputó un partido y no convirtió goles en su primera cita mundialista.

Luego, cuando ya era una figura mucho más conocida, disputó los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, donde tampoco pudo superar la primera fase. En Sudáfrica convirtió dos goles en sus tres partidos disputados, mientras que en Brasil solo jugó un partido y no marcó goles.

El pronóstico del camerunés abre un debate, ya que no solo vaticinó que una selección africana jugaría los 7 partidos, sino que dijo que tres lo harían –según Eto’o: Camerún superaría a Senegal en semifinales-. 

¿África puede? La hora de dar el golpe

Las selecciones africanas han sido consideradas durante muchos años “fuertes físicamente, pero inocentes”. Errores insólitos de sus defensores o sus arqueros atentaban en instancias finales contra lo que pudieran hacer sus potentes delanteros.

En esta Copa del Mundo participarán un total de 5 selecciones africanas: Senegal, Túnez, Marruecos, Camerún y Ghana. Dos estilos marcados: África Sahariana y África Central, con sus matices y sus jugadores reconocidos. La ausencia de la tradicional Nigeria y del Egipto de Mohamed Salah fueron la muestra de la competitividad de estas selecciones que lograron clasificar en sus respectivas eliminatorias.

Senegal es el último campeón de la Copa Africana de Naciones. En las eliminatorias llegó invicto en la primera fase tras 5 triunfos y un empate en 6 partidos. Sus rivales fueron Togo, Namibia y Congo, tres selecciones sin tanta historia ni figuras. Su ronda clasificatoria se cerraría en un mano a mano contra Egipto. Fueron una derrota y un triunfo por el mismo resultado, 1 a 0, beneficiando a los locales de cada ocasión. La ronda de penales y el triunfo por 3 a 1 dio el pasaje a los compañeros de Sadio Mané sobre los de Mohamed Salah.

Esta selección compartirá el Grupo A con la debutante y local Qatar, el complicado Ecuador de Gustavo Alfaro y el favorito del grupo, Países Bajos. La recientemente confirmada ausencia de Mané podría significar un golpe fuerte a una selección que se erige casi exclusivamente en torno al jugador del Bayern Munich. Aunque jugadores de la talla de Mendy, Diallo o Mbaye podrían dar un impulso para ser la selección sorpresa.

Túnez tuvo un camino más sencillo: en su fase de grupos enfrentó a Mauritania, Guinea Ecuatorial y Zambia. Con cuatro triunfos, un empate y una derrota llegó al duelo ante Mali. Los tunecinos vencieron por 1 a 0 en la ida y el 0 a 0 de la vuelta les dio el pasaje a Qatar.

Esta selección, sin grandes figuras y sin un camino complejo en la previa, no es una de las favoritas entre las africanas. Su Grupo D junto a Francia, Dinamarca y Australia, tampoco la muestra como candidata a pasar siquiera a los octavos de final. Sería un gran batacazo que simplemente logre pasar de fase.

En el Grupo F encontramos a Marruecos, una de las candidatas de Samuel Eto’o. Esta selección se verá las caras con Bélgica –uno de los favoritos de toda la Copa-, la sorpresa de la Concacaf, Canadá, y el subcampeón del mundo, Croacia.

Este equipo cuenta en sus filas con el jugador del PSG, Achraf Hakimi y el delantero ex Barcelona, Munir, entre sus figuras. Para llegar a la Copa del Mundo se enfrentó con Guinea, Guinea-Bissau y Sudán. Tras superar la primera ronda con seis triunfos, se enfrentó a República Democrática de Congo, con quienes empató 1 a 1 en la ida y ganó 4 a 1 en la vuelta.

Si supera la primera ronda, Marruecos ya estaría dando el golpe. Pero con eso no bastaría, ya que clasificar en el complicado Grupo F la podría poner en el camino del Grupo E, donde España y Alemania se erigen como las favoritas.

En el Grupo E, donde el cabeza de serie es Brasil, se encuentra Camerún. La Selección de Camerún se enfrentará ante el pentacampeón del mundo recién en la última fecha. Antes se verá las caras con Suiza y Serbia. 

Con figuras de la talla de Onana, Aboubakar y Choupo-Moting, Camerún buscará llegar a octavos de final. En esa ronda podría encontrarse con otro africano, ya que Ghana disputará el Grupo H.

Camerún llegó al Mundial de Qatar 2022 tras superar un complicado grupo contra Malawi, Costa de Marfil y Mozambique. Cinco triunfos y un empate lo pusieron cara a cara ante Argelia. Un triunfo y una derrota, 0-1 y 2-1, le dieron el pasaje a la cita máxima.

Por último, Ghana será el quinto equipo africano que participará de esta Copa del Mundo. Los ghaneses fueron la sensación en los mundiales de 2006 y 2010. ¿Les alcanzará en esta ocasión para llegar a jugar siete partidos?

Ghana compartirá un grupo que, a priori, parece complejo: el Grupo H tiene como cabeza de serie a Portugal, acompañado por Uruguay y Corea del Sur. Ghana hará su debut ante la selección de Cristiano Ronaldo, luego enfrentará a Corea del Sur y cerrará el grupo ante Uruguay.

El conjunto ghanés llegó al mundial tras ganar un grupo complicado contra Sudáfrica, Etiopía y Zimbabwe. Como si eso fuera poco, en el partido por la clasificación se enfrentó a la poderosa Nigeria. Tras un empate por 0 a 0 y un empate por 1 a 1, el gol de visitante le dio la clasificación a Ghana. 

Jugadores como Mensah o Ayew prometen dar batalla a quien se presente en el camino de Ghana para triunfar en el Grupo H. ¿Serán ellos la sorpresa?

Las sorpresas en Mundiales anteriores

Los más grandes tal vez recuerden las participaciones de Zaire en 1974 o Túnez en Argentina 1978. Sin grandes actuaciones, las selecciones africanas eran casi “un complemento”. Pero esto cambiaría con el tiempo.

Para los argentinos, seguramente haya quedado en la memoria Camerún de 1990. El partido inaugural lo enfrentaba a la Argentina campeona de 1986. Maradona y compañía fueron sorprendidos por una potente –y violenta- Selección de Camerún. 

El gol de Omam Biyik fue una de las grandes sorpresas de Italia 1990. Camerún venció por 1 a 0 a la Argentina, luego le ganó por 2 a 1 a Rumania y pese a su derrota por 4 a 0 contra la URSS avanzó a octavos de final.

Allí se enfrentó a la Colombia de Valderrama a quienes venció en el alargue. Tras un 0 a 0 en los 90’, Roger Milla puso el 1 a 0 a los 106’, Bernardo Redín lo empató a los 116’ y cuando todo apuntaba a los penales, el histórico arquero colombiano René Higuita cometió un error al salir jugando y dejó solo a Roger Milla frente al arco. 2 a 1 a los 119’ y Camerún a cuartos.

Allí se enfrentó con Inglaterra y debió jugar nuevamente un alargue. Inglaterra abrió el marcador de la mano de David Platt, Camerún lo dio vuelta con goles de Kundé de penal y Ekèkè a los 62 y 65, respectivamente.

El legendario Gary Lineker puso el empate a los 82’. El partido fue al alargue y a los 105’ el propio Lineker sentenció las cifras. Inglaterra semifinalista y el sorprendente Camerún fuera.
En las copas de 1994 y 1998 el protagonista sería otro africano: Nigeria. Este equipo se enfrentó en la segunda fecha del Grupo D de USA 1994 contra Argentina. El recordado pase de Maradona para el gol de Caniggia sería una de las postales de ese partido.

Previamente, Nigeria ganó 3 a 0 a Bulgaria y tras perder por 2 a 1 con Argentina, venció a Grecia por 2 a 0 para sellar su clasificación a Octavos de Final. Allí la suerte lo cruzó con Italia y los que luego serían subcampeones de ese mundial los vencieron por 2 a 1.

En 1996, Nigeria fue campeón olímpico. Tras ser la sorpresa de 1994 y con la medalla de oro colgada al cuello, “las Águilas Verdes” ya eran una certeza de cara a Francia. El sorteo los puso en “el grupo de la muerte”. El grupo D estaba compuesto por España, Bulgaria –que venía de ser Cuarto en el mundial de USA 1994- y Paraguay con el legendario José Luis Chilavert.

Nigeria se impuso por 3 a 2 a España, luego venció a Bulgaria por 1 a 0 y, pese a su derrota por 3 a 1 con Paraguay, avanzó a octavos de final. El equipo africano fue goleado por 4 a 1 por la Dinamarca de los hermanos Laudrup y se despidió así del Mundial.

En 2002, Senegal emuló a sus vecinos de Camerún. El conjunto centroafricano venció al campeón vigente por 1 a 0 en el debut. El gol ante Francia lo hizo Bouba Diop. En su segundo partido empataron 1 a 1 ante Dinamarca y el tercer partido fue otro empate.

El emocionante partido ante Uruguay encontró a los africanos arriba por 3 a 0 rápidamente. Fadiga a los 20’ y Bouba Diop a los 26’ y 38’ puso a los africanos arriba en un partido que parecía irremontable. Sin embargo, la garra charrúa pudo más y llegaron los goles de Richard “el Chengue” Morales a los 46’, Diego Forlán a los 69’ y Álvaro Recoba a los 88’ para empatar el cotejo.

El recuerdo de los uruguayos es que pudieron ganarlo y avanzar. Ya que, sobre la hora, “el Chengue” Morales perdió un gol insólito bajo el arco. La jugada quedó retratada por el gesto del DT uruguayo, Víctor Púa.

En 2006, Ghana había sorprendido con una buena primera ronda en un grupo complicado. El conjunto africano fue derrotado por 2 a 0 por Italia, venció por el mismo resultado a República Checa y luego por 2 a 1 a los Estados Unidos. Sin embargo, su sueño se acabó cuando se topó con Brasil en octavos de final y se fue del mundial con un 0-3 contundente.

En el Mundial de 2010, Ghana ya era una certeza. Este equipo, con una base similar a la de 2006, se enfrentaba a un grupo que parecía complejo. Sus rivales eran Serbia, Australia y Alemania. Un triunfo ante Serbia por 1 a 0 le dio un buen comienzo, el empate contra Australia 1 a 1 casi les daba el pasaje a octavos y la derrota ante Alemania por 1 a 0 lo puso entre los mejores 16.

En octavos se enfrentaron a Estados Unidos como en el mundial anterior. El resultado fue el mismo y Ghana triunfó por 2 a 1. Los cuartos de final los pusieron en un partido histórico ante Uruguay. Ghana quería ser el primer africano en quedar entre los 4 mejores del mundo. 

El Mundial de 2014 no tuvo grandes sorpresas. Si bien dos equipos africanos avanzaron a octavos de final, ninguno deslumbró por su juego ni generó los lamentos de los “neutrales” ante su eliminación. 

El 2018 y el primer “campeón africano”

Por primera vez desde 1982, ningún equipo africano superó la primera fase. La decepción continental fue absoluta. Los cinco representantes africanos de 2018 fueron: Egipto, Marruecos, Nigeria, Túnez y Senegal.

Sin embargo, hay quienes dicen que Francia fue el primer campeón africano. Los hijos de inmigrantes africanos con doble ciudadanía fueron un número importante en las selecciones europeas.

De los 23 jugadores de Francia campeón en Rusia 2018, 14 tenían padres o abuelos africanos. Algunos de ellos nacieron incluso en Áfric, tal es el caso de Umtiti, quien nació en Camerún; Mandanda, nacido en Congo. 

El papel de jugadores como Pogba, Mbappé, Mendi, Matuidi y Dembélé, entre otros, fue fundamental para la consagración de la Francia “africana”. Este fenómeno se repite en otros países de la región y marca un cambio fuerte en la composición de las selecciones.


 

¿África frenó para tomar impulso? Las miras están puestas en 2022. A pocos días del inicio de la Copa del Mundo, el continente que vio nacer a grandes figuras buscará jugar por primera vez los siete partidos de un Mundial.

Jugadores de la talla de Roger Milla; el primer Balón de Oro no europeo, George Weah; los “olímpicos nigerianos” Kanu y Okocha; el goleador del Barcelona, Samuel Eto’o; la leyenda capaz de parar una guerra civil, Didier Drogba y las figuras actuales que deslumbran al planeta, pero no estarán en Qatar, como son Salah y Mané –reciente ganador del Balón de Plata-, podrán contar con alguien más que sume otro capítulo a la historia de un fútbol africano que puede sorprender a cualquiera. 


/ En la misma sección
/ Deportes
Qatar 2022 / Argentina mostró su mejor versión y se clasificó primera en su grupo
/ Deportes
Qatar 2022 / Volvé a ver los goles de Argentina ante Polonia
/ Deportes
Duelo de candidatos / Croacia y Bélgica definen el pase a octavos de final en el Mundial de Qatar