Mendoza // 2022-07-29
_
Mendoza: Superávit y salarios de hambre ¿Quién paga el ajuste de Cornejo y Suarez?
El Centro de Investigación Social de Mendoza publicó un informe donde muestra que, mientras creció el superávit y la inversión financiera, cayeron los salarios y las inversiones en salud, educación y seguridad. ¿Qué sector fue el más ajustado?


Desde el Centro de Investigación Social de Mendoza (CISME) se publicó un informe analizando la situación por la que pasa Mendoza por estos días. En el mismo se destacan algunos puntos a considerar: Por un lado, las cuentas provinciales muestran superávit corriente en los últimos 4 años (2018-2022). En tanto que, paralelamente hay una caída real de la inversión pública en la provincia en áreas sensibles como salud, seguridad y educación.

Por otro lado, hay un aumento exponencial del gasto financiero del Gobierno a través de la compra de acciones y bonos, entre otros. En los últimos 4 años, este ítem aumentó alrededor de 1443%. Y, finalmente, desde CISME marcan un preocupante el aumento del perfil de vencimiento de la deuda de Mendoza entre 2022 y 2023 en pesos, dólares y UVA.

Desde el Gobierno Provincial se suele culpar “la situación nacional” y “las decisiones macroeconómicas nacionales” como los grandes responsables del momento que vive Mendoza. Sin embargo, el informe muestra que Suarez y Cornejo no están exentos de culpa. 

“En un contexto de empeoramiento de las condiciones de vida de la población por la caída de la actividad económica, la pandemia y la inflación galopante, se observa que la respuesta del Gobierno en los últimos años está orientada a una política agresiva de endeudamiento, recorte real de la inversión pública y aumento de la inversión en el sistema financiero”, apunta el informe.

Las implicancias de estas decisiones impactan directo sobre la destrucción de los salarios de trabajadores y trabajadoras del Estado (salud, educación, seguridad, administración central, entre otros). En tanto que también se percibe un fuerte deterioro de la infraestructura pública como las condiciones edilicias escolares, hospitalarias y de equipamiento en cada sector del Estado.

En reiteradas ocasiones, padres y alumnos han mostrado como los estudiantes terminan sentados sobre tachos de pinturas o cuáles son las pésimas condiciones en las que se encuentran los establecimientos educativos.

Además, se percibe un empeoramiento en la calidad de prestación de servicios públicos. Algunos casos testigo son las imágenes que, en repetidas ocasiones, se han visto de derrames de agua, calles en pésimo estado, entre otros.

Finalmente, también se registra una menor inversión real del Estado en la actividad económica. En este contexto el sector privado encuentra grandes restricciones por la crisis y la matriz productiva de Mendoza muestra un agotamiento evidente.

Superávit corriente en los últimos 4 años

Desde el Gobierno lo muestran como una de sus “fortalezas”. Sin embargo, desde el CISME remarcan que “para estudiar la situación fiscal de Mendoza, se analizaron los ejercicios presupuestarios de los últimos años. Desde el 2018, Mendoza muestra un saldo positivo en sus gastos operativos. Esto se mide en términos reales y en millones de pesos de 2021 para que pueda realizarse la comparación”.

En tanto que resaltan que esto significa que la provincia ha logrado tener mayor cantidad de ingresos corrientes que egresos corrientes.

En este marco, es necesario preguntarse cómo se ha obtenido este superávit y a dónde se destinó ese dinero. “Se puede decir que este superávit se ha logrado en base a un ajuste en la inversión pública como la baja de salarios de trabajadores y trabajadoras y la desinversión en infraestructura, por remarcar solo algunos”, advierte el estudio.

Recorte en la inversión pública

Por otro lado, CISME propuso observar la evolución del gasto total en las diferentes áreas que tiene bajo su responsabilidad el Estado provincial: salud, infraestructura, seguridad, educación, etc.

A fin de hacer posible la comparación entre años, se observa una evolución en términos reales a pesos del 2021. Entre 2015 y 2022 la inversión pública total del Ejecutivo provincial cayó un 41% en términos reales, mientras que por sector se observa que en Salud fue del 31%, en Educación del 59%, en Seguridad 48% y en Turismo y Cultura un 70%.

La deuda pública, el huevo de la serpiente

Los niveles de endeudamiento llevados adelante por Cornejo y Suarez no sólo condicionan sus propias gestiones, sino que, además, dejan un lastre para quien esté a cargo de la provincia en los próximos años.

En ese sentido, CISME remarca que “el vencimiento de la deuda pública en pesos y dólares para 2022 y 2023. Si se observa el vencimiento de deuda que tendrá que afrontar la Provincia para 2023, en todos los casos los valores serán mayores que los vencimientos del presente año.

“En primer lugar, el vencimiento de la deuda en pesos que deberá pagar el Gobierno provincial en 2023 es un 16% mayor a lo que debe afrontar este año”, advierten.

Por otro lado, “el pago de la deuda en dólares de 2023 es tres veces el monto a cancelar este año, situación que se agravaría ante la toma nuevos fondos y con la depreciación de la moneda”.

Aumento de la inversión financiera

Finalmente, dentro de las erogaciones del Presupuesto, la inversión financiera es otro de los ítems que aumenta su valor en mayor medida, pasando de $1.766,91 millones en 2019 a $31.359,43 millones en 2021 (medido en pesos de 2021).

En tanto que desde CISME remarcaron que “sorprende la decisión política de destinar fondos excedentes a la inversión financiera, considerando la crisis económica de 2019 y posteriormente la pandemia que ocasionó estragos en la vida social”.

El ajuste sobre los trabajadores es una decisión política de Suarez y Cornejo. ¿Logrará el movimiento de trabajadores que se expresó en las calles durante las últimas semanas abrirle la mano al gobierno?


/ En la misma sección
/ Mendoza
Cerca del 70% de Maipú brilla con LED
/ Mendoza
Preocupante: Mendoza entre las provincias que generan menos empleo privado