Argentina // 2022-06-05
_
Panorama Político
DENUNCIAS, MOVILIZACIONES Y OTRAS MOVIDAS POLÍTICAS
El gobernador Suarez se reunió con Alberto Fernández por Portezuelo del Viento, en una semana donde arreciaron las denuncias sobre el caso “Bidón Negro” Bonarrico. De Marchi se anotó como referente de Larreta en Mendoza. Masiva movilización en la provincia por NI UNA MENOS. Las especulaciones sobre la reaparición de Alberto y Cristina; la repentina salida del ministro Kulfas y la sorpresiva llegada de Agustín Rossi a la AFI. La Cumbre de las Américas con problemas de asistencias.


Audiencia concedida: Rodolfo Suárez, luego de haber pasado la peor semana de su gobierno al quedar en evidencia las prácticas non sanctas a las que recurren sus operadores políticos (el ministro Ibáñez puntualmente) para la compra de voluntades y votos en la legislatura provincial, finalmente tuvo su tan demandada reunión con el presidente Fernández y el ministro Wado de Pedro por el laudo de Portezuelo del Viento, al que se agregaron a la agenda algunas obras nacionales en territorio local. En la reunión no apareció ni pizca del estilo confrontador que suele asumir el gobernador ante los medios mendocinos, incluso valoró el hecho de que la nación haya cumplido cabalmente con todos los compromisos asumidos en el acuerdo por la demanda respecto a perjuicios de la promoción industrial.

Esta fuente potencial de recursos para movilizar la obra pública provincial, una cifra depositada que supera los de 450 millones de dólares al día de hoy, y tal como se ha dicho en reiteradas oportunidades desde aquí, es la máxima obsesión de Suárez ya que la fuente de financiamiento provincial es una verdadera utopía dada la situación caótica de sus finanzas. En la importante reunión se dijo que la decisión sobre la viabilidad de Portezuelo todavía no ha sido tomada pero seguramente requiere precisiones técnicas más amplias y actuales que las presentadas por Mendoza. En un tramo de la misma también participó el intendente Martín Aveiro, a quien le confirmaron importantes obras de ampliación de la infraestructura de saneamiento para el departamento de Tunuyán con repercusión regional. Es un viejo reclamo del Valle de Uco que comienza a saldarse. 

El Bidón Negro:En la escena doméstica, Cambia Mendoza reaccionó airadamente a la avalancha de denuncias judiciales, pedidos de interpelación al ministro de Gobierno Ibáñez, pedidos de informes y críticas mordaces desde todo el espectro de la oposición, pero principalmente desde el peronismo. La respuesta la encabezó desde el senado Martín Kercher, quien presentó un proyecto para que se informe sobre todos los subsidios entregados por el Poder Ejecutivo desde el 2012 en adelante. La acción política demuestra la “cola de paja” del gobierno en el caso del insaciable pastor Bonarrico, el “bidón negro” como lo llamó jocosamente Cornejo en un video ampliamente difundido “porque no se sabe cuándo se llena”, decía divertido, quiere dejar pegado en algún renuncio al último gobierno justicialista que encabezó Paco Pérez.

Mientras, en el ámbito judicial, el fiscal Javier Pascua será quien tenga a cargo coordinar las investigaciones del caso, secundado por Hernán Ríos y Flavio D'Amore, de Delitos Económicos. Veremos qué tan profundo escarban en busca del oscuro entramado del presunto caso de corrupción que sacudió fuertemente al gobierno en las últimas semanas.

El “operador” De Marchi: "Horacio me convocó y yo estoy gustoso de poder influir en una construcción que tenga un profundo perfume federal", dijo el diputado Omar De Marchi al referirse al nuevo rol de armador de Rodríguez Larreta en el interior del país.  La movida del Pro generó mucho ruido en Cambia Mendoza. Debe leerse como una respuesta directa a Cornejo, quien considera al lujanino como un subordinado un poco díscolo a quien puede apaciguar recurriendo a los dirigentes nacionales de la fuerza liberal. Luego de aparecer junto a Macri en la cena de la Fundación Libertad, el líder del radicalismo provincial pensaba que la interna por la gobernación que propone De Marchi estaba saldada. No fue así. Al pasar a formar parte del equipo íntimo de Rodríguez Larreta, quien es implícito candidato, le permitirá hacer valer sus pretensiones en Mendoza, preanunciando una dura batalla para finalmente acordar una fórmula común o en su defecto unas PAS0 sangrientas.

Estos movimientos ofensivos obligan a definir acciones entre los principales referentes radicales. Por ejemplo, no excluyen barajar la posible candidatura del mismo Cornejo a la gobernación para neutralizar el eventual apoyo de Larreta a favor del ex intendente de Luján, un movimiento de máxima al que se resisten una buena parte de los intendentes que aspiran a ocupar espacios de poder en el gobierno provincial y en el Congreso. Esta jugada audaz del Pro en un territorio que los radicales consideran como “propio” es lo que ha generado incertidumbre y agitación interna.

3J NI UNA MENOS en Mendoza: En el séptimo aniversario de la primera NI UNA MENOS, miles de personas convocadas bajo esa única consigna y referenciadas en múltiples organizaciones, se lanzaron al centro de la Capital mendocina para exigir justicia, aquí y en todo el país. "Salimos a la calle por nuestras muertas y desaparecidas", se escuchó decir en este frío viernes, que no fue obstáculo para el compromiso y la participación. Las nutridas columnas se reunieron en el km 0 y de allí se marchó hasta la plaza Independencia. La consigna, que reúne todas las demandas y deudas hacia las mujeres, con el tiempo se fue amplificando a colectivos que conforman el LGTB, demuestran la claridad de objetivos que ha permitido una conciencia social creciente, pero que sigue chocando con concepciones retrógradas y preconceptos a la hora de administrar justicia o desarrollar políticas públicas y protección por parte del Estado. Desde 2015 se pueden contar al menos 2.041 femicidios en todo el país. En Mendoza son más de 80, dependiendo del origen de las vergonzantes estadísticas, ya sean oficiales o de otras fuentes. El mismo miércoles se produjo otro asesinato de una anciana a manos de su marido.

Siete años de una lucha organizada que se inició en nuestro país para decir basta a la violencia contra las mujeres, hoy se ha expandido a casi todos los países de Latinoamérica y a algunos de Europa inclusive, lo que demuestra la vitalidad del movimiento, pero también la persistencia de las condiciones que lo motivaron. En la marcha de Ni Una Menos Mendoza, un colectivo integrado por más de 50 organizaciones, se propuso este año como principal reclamo “exigir justicia por nuestras desaparecidas en democracia: Gisela Gutiérrez (2015), Viviana Luna (2016) y Abigail Carniel (2021)". A nivel nacional, se centró en reclamar una Reforma Judicial en clave feminista.

"La Justicia se mueve con una impunidad que parece que no alcanza el salir 20 mil, 30 mil o 50 mil mujeres pidiendo lo mismo, pero vamos a seguir resistiendo y vamos a seguir reclamando. Hemos venido para quedarnos y nuestros derechos no pueden volver atrás. La Justicia se tiene que hacer eco y no puede estar manoseando nuestros derechos y los derechos de la familia de Chiara, que necesita que el femicidio sea juzgado como corresponde. Necesitamos una Justicia con perspectiva de género. Que haya una jueza mujer no significa que tenga perspectiva de género y la verdad que la Ley Micaela ha venido un poco a reparar todas esas falencias que tenía la Justicia y justamente en los tres poderes". Lo dicho por la dirigenta de La Corriente Nacional de la Militancia Fernanda Lacoste en una entrevista concedida a Sitio Andino, resume en buena medida el contenido de la marcha. La ex senadora y militante feminista fue quien impulsó, junto a legisladoras de otras expresiones políticas, la adhesión de la provincia a la Ley Micaela.

Cristina y Alberto, la foto más esperada: Luego de tres meses sin mostrarse juntos en público, hicieron su aparición en el escenario de Tecnópolis el presidente Alberto Fernández y la vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El motivo: los 100 años  de YPF. Las interpretaciones sobre esta foto juntos,  tiene tantas variantes como los intereses, prejuicios y emociones que  despiertan ambas figuras. Pero sin dudas que, por sus efectos políticos, la juntada  beneficia al gobierno, sus políticas, sus aliados  y a los sectores sociales que representa, ya que este gesto público fortalece al presidente, robustece la unidad y renueva expectativas de cara al futuro político del Frente de Todos. A quienes  se deleitan  buscando las diferencias  y explotando los conflictos,  solo vieron una puesta en escena, un acercamiento circunstancial  y un escenario que confirman las diferencias entre ambos dirigentes.  Cuestiones  de perspectivas y algo mas.

Cada uno  con su estilo, el escenario de Tecnópolis sirvió para acercar posiciones y desactivar enojos y diferencias que, más aún en la política doméstica, solo alientan el crecimiento de  las peores alternativas políticas. Lejos de las tensiones que presagiaban muchos interesados y del cruento espectáculo que esperaban los detractores al gobierno, ambos referentes no hicieron más que coincidir quien es el verdadero adversario de los sectores populares.

 Sin embargo, este acercamiento no debe interpretarse como la desaparición de las diferencias o el abandono de los espacios de poder. Esta situación quedó reflejada este fin de semana cuando el presidente Alberto Fernández pidió la renuncia al  ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, acusado públicamente por Cristina Fernández de Kirchner de realizar operaciones mediática para generar sospechas  sobre la transparencia en la construcción del gasoducto Néstor Kirchner,  una obra emblemática que aumentará un 25 por ciento la distribución y producción de gas en el país , y  que lleva adelante la Secretaría de Energía a cargo de funcionarios ligados a la vicepresidenta.  Sin dudas que esta situación volverá a ser explotada por la oposición política y mediática que construye poder, en gran medida, por estas tensiones internas del Frente de Todos.

Agustín Rossi regresa al gabinete nacional. A pesar de no haber estado  desempeñando  ningún cargo oficial en el gobierno, el “Chivo” Rossi se ha ganado el respeto y cariño de la militancia a fuerza de convicciones y claridad política en los momentos más difíciles de la gestión,  apoyando sin reservas la tarea de Alberto Fernández.  El referente de la Corriente Nacional de la Militancia será el nuevo titular de la  Agencia Federal de Inteligencia (AFI), un lugar poco visible pero donde se administra información de la más alta  sensibilidad y  confidencialidad para la protección de los intereses nacionales. Esta Agencia, cuya intervención llevó adelante la  ex fiscal Cristina Caamaño desde  diciembre del 2019, vence el 6 de junio.  Después de una ardua gestión al frente del organismo, cuyo  objetivo fue “sanear los sótanos de la democracia” como lo calificó Alberto Fernández ha sido, al menos para Caamaño, una meta cumplida  ya que  “ha fundado las  bases de una nueva Agencia Federal de Inteligencia”.

Hay que recordar que Rossi fue uno de los únicos miembros del gobierno nacional que renunció para dar pelea en la interna de Santa Fe,  en la cual fue derrotado. En esa oportunidad dejó el Ministerio de Defensa,  con todos los recursos del FONDEF disponibles  y luego de jerarquizar con sus gestión el rol de las Fuerzas Armadas, en especial por su papel en la lucha contra la pandemia del Coronavirus. A pesar de estar sin un cargo oficial, nunca dejó de militar “desde el llano” y de mantener, a su vez,  un vínculo estrecho con el presidente de la nación.  Convencido de la virtudes de mantener la unidad del Frente de Todos,  está persuadido que “Con una buena gestión la coalición va a llegar con potencial electoral para el 2023, para evitar que vuelva el neoliberalismo en la Argentina.”

El “Chivo”  Rossi ha vuelto al gabinete. Con él, se fortalece la gestión, se revaloriza la política y se da un ejemplo de cómo, con coherencia, esfuerzo y convicciones, es posible  mantener en  pie un proyecto político.

IX Cumbre de las Américas con problemas en la nómina: Entre el 6 al 10 de junio se llevará a cabo, en la en la ciudad de  Los Ángeles,  Estados Unidos,  la Novena Cumbre de las Américas. A este cónclave, según el espíritu con la que fue convocada por Bill Clinton, en Miami en 1994, debería reunir a todos los Jefes de Estados y Gobierno de Sudamérica, Centroamérica y Norteamérica para debatir y adoptar decisiones  frente a problemas y retos comunes a todo el hemisferio.

En esta IX Cumbre,  donde deben  darse cita no solo  los líderes de américa sino también  representantes de la  sociedad civil y del sector privado,  tiene este año serios problemas para confirmar  la lista de invitados. Es que Estados Unidos, que tiene por segunda  vez  el rol de anfitrión del encuentro, ha confundido su papel de organizador con el de árbitro de la Cumbre,  arrogándose el derecho de excluir de la convocatoria a  Cuba, Venezuela y Nicaragua. No es buen inicio de lo que es la máxima instancia política continental;  sobre todo cuando los Estados Unidos busca relanzar sus relaciones hemisféricas luego del retroceso de la era Trump y de la grave situación económica, social y sanitaria que deja la pandemia del COVID-19.

 A pesar que Joe Biden llegó al gobierno jurando que enmendaría los graves daños causado causados por Trump,  muy poco ha cumplido de aquellas promesas de más diálogo y cooperación con la región.  Nadie espera que los países al sur del Río Bravo sean una prioridad en la agenda del actual gobierno demócrata, pero al menos se tenía la expectativa de mantener relaciones más productivas y respetuosas. Si bien Biden ha  cambiado parcialmente en las formas, en especial en  la retórica agresiva y amenazante de la era Trump por un enfoque  basado más  en la cooperación y nuevas alianzas, es momento que sus promesas de política exterior se transformen en hechos concretos, en particular en política migratoria, derechos humanos, inseguridad, violencia, pobreza, lucha contra la corrupción y multipolaridad.

La Cumbre de las Américas programada para la próxima semana es otra muestra entre continuidades y rupturas que sigue expresando el  gobierno de Biden en relación  a las política exterior  de sus antecesores republicanos. Pero no es saludable políticamente para EEUU excluir de la convocatoria, por presión de los lobbies o por razones electorales, a aquellos mandatarios críticos a la política exterior norteamericana, que hoy está  más atento a la guerra ruso-ucraniana, la OTAN, China e Irán  que a lo que ocurre en esta parte del mundo. Una mala asistencia a la Cumbre puede transformarse en  un fracaso diplomático con  duras consecuencias internas  para la administración demócrata estadounidense.  “¿Va a ser Cumbre de las Américas o va a ser cumbre de los amigos de América?” a cuestionado irónicamente el presidente de México,  López Obrador,  quien ha condicionado su asistencia a que se inviten a los 35   Jefes de Estado y de Gobiernos de toda América.   

Por su parte Alberto Fernández, que ya confirmó su participación, también  ha sido crítico con la convocatoria  argumentando  las mismas razones que AMLO. Hay que tener presente que el mandatario argentino no solo estará presente en Los Ángeles como representante  de Argentina sino también como  presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y tiene la responsabilidad y el desafío de llevar el mensaje de los 33 estados soberanos que integran ese foro. En este doble rol, deberá desplegar todas sus capacidades para mantener el justo medio que su intervención requiere. 

Hace unos días atrás, al cierre de la III Reunión Regional de Ministras y Ministros de Educación de América Latina y Caribeños reunidos en Buenos Aires,  Alberto Fernández  había adelantado su malestar con los organizadores de la Cumbre,  al expresar  que  "¿Cuánto tiempo más vamos a ser cómplices? No me callo más, lo que digo acá lo digo en el norte, y sería maravilloso que se sumen a mi voz los países que hoy sufren esa realidad”, señaló, aludiendo directamente a la falta de compromiso de muchos gobiernos de la región con lo que ocurre con algunos países del continente.  “Tenemos un país que lleva seis décadas bloqueado económicamente y sobrevive como puede: tendríamos que estar muy avergonzados de que eso pase en nuestro continente", opinó sobre Cuba,  que ya lleva más de  60 años de un vergonzoso e injusto bloqueo económico, comercial y financiero. También aludió indirectamente a lo que ocurre con Venezuela cuando afirmó que “También tenemos un país que está bloqueado hace cinco años por una disputa política y en plena pandemia lo bloquearon, cuando la solidaridad era más necesaria que nunca”. Estos mismos argumentos utilizó Alberto Fernández ante el  ex senador Christopher Dodd, que fue enviado a Buenos Aires por Joe Biden para persuadirlo de asistir a la Cumbre. Según trascendió, en esa reunión con el Enviado Especial, Alberto Fernández volvió a pedir que se invite a  Cuba, Venezuela y Nicaragua y reclamó que el presidente norteamericano rectifique la nefasta política desplegada en Latinoamérica por Donald Trump, principalmente en la OEA y en el BID.

Respecto del contenido, si bien la IX Cumbre abordará como temario la defensa de  la democracia y los derechos humanos, la migración, el cambio climático y  el crecimiento económico equitativo, no hay dudas que EEUU aprovechará el encuentro para recomponer sus relaciones con muchos países de Latinoamérica,  con el objetivo de minimizar la influencia China en la región. Sería deseable que también los países latinoamericanos encuentren puntos de cooperación que ayuden a aliviar los graves problemas económicos y sociales que vive la región a través de fortalecer, en especial, los mecanismos de integración existentes.

Mientras que se espera  qué  hará EEUU  con los invitados aún excluidos, no hay que subestimar el valor político de estos encuentros. Todos los argentinos recuerdan la IV Cumbre, Mar del Plata 2005, donde se rechazó la propuesta de creación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada por George Bush,  que intentaba bloquear el proceso de integración regional,  pero que se estrelló contra la voluntad política de Néstor Kirchner, Lula Da Silva  Hugo Chávez Frías. Gracias a ese valiente gesto,  se ayudó a consolidar el Mercosur y luego fundar la Unasur y la CELAC.


/ En la misma sección
/ Argentina
Contradicciones en sus declaraciones / Causa intento de magnicidio: citan nuevamente a las secretarias de Milman
/ Argentina
Coronavirus / Kreplak pidió completar los esquemas de vacunación contra el coronavirus
/ Argentina
Comercio / Multas de hasta un millón de pesos a las empresas que incumplan el programa Precios Justos