Argentina // 2022-05-22
_
Panorama Político
DEBATES URGENTES
El peronismo mendocino se mueve: el impulso inicial fue de la Corriente Nacional de la Militancia y ahora lo hizo el Partido Justicialista. Mientras la crisis de la salud pública no alcanza una respuesta de fondo, se generó un polémica sobre el destino de la estatua del cóndor ubicada en la entrada a la ciudad de Mendoza. ¿Qué es lo que están en juego en el 2023 en la Argentina?


El peronismo se mueve: Luego de la impactante jornada regional organizada por la Corriente Nacional de la Militancia que sacudió la quietud del peronismo mendocino el pasado sábado en el Challao, este viernes continuó el despliegue regional con en el lanzamiento del espacio en Corrientes, bajo la consigna de fortalecer el gobierno nacional encabezado por Alberto Fernández y buscar una síntesis al debate de ideas propiciado por Cristina. “Debemos aprender a convivir con las diferencias. Si persisten, están las PASO para dirimirlas. Mientras tanto, bajemos la tensión y fortalezcamos la gestión. Reivindico los términos de unidad del Frente y que el Gobierno sigue expresando en la conformación de esta coalición. Creo que hemos pasado el pico del debate, que va a ir descendiendo y daremos las respuestas que necesita el conjunto de la población", definió Agustín Rossi al hablar ante militantes y dirigentes del FdT.  Fue acompañado por el presidente del bloque en Diputados, Germán Martínez; los legisladores nacionales por Corrientes, Jorge Antonio Romero, Nancy Sand y Fabián Borda; Juan Manuel Pedrini (Chaco); Patricia Mounier (Santa Fe). A la distancia, también lo hicieron otras y otros referentes como el Secretario de Malvinas Guillermo Carmona.

Asimilando el sacudón, el PJ provincial sacó de la galera un encuentro denominado “Peronismo y Futuro” que se desarrolló este sábado 21, en el Bustelo. El temario se organiza en función de sus banderas históricas: soberanía política, independencia económica y justicia social. Desde la virtualidad, o en persona, se anunciaron más presencias de las que se verificaron: estuvieron el ministro del Interior Wado De Pedro, el gobernador sanjuanino Sergio Uñac, la senadora Juliana Di Tulio y el ex gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. En forma virtual estuvieron el gobernador bonaerense Axel Kicillof, el ministro Gabriel Katopodis; mientras que el Jefe de Gabinete Juan Manzur y Sergio Massa no llegaron por distintos motivos. Además, estuvieron legisladores/as nacionales del FdT que representan a diferentes espacios y también la y los intendentes, salvo Emir Félix y Roberto Righi . Representantes de movimientos sociales como la Evita se movilizaron, aclarando que se debía interpretar como un gesto de respaldo a la gestión del presidente.

Desde el PJ mendocino señalan que "este primer encuentro funcionará como un disparador para futuras instancias de formación y para generar material de análisis hacia adentro y afuera del espacio. Con ese objetivo, se va a sistematizar además un documento que será analizado en territorio con los distintos referentes del peronismo".

El de Wado fue un mensaje conciliador. "No hay peleas. El peronismo es uno solo. Es el justicialismo el que pensó y diseñó los grandes lineamientos estratégicos que tuvo la Argentina en su historia". Respecto al futuro deberá darse "sin perder el espíritu de nuestro movimiento, que se asocia con la solidaridad, el cuidado del medio ambiente y la inclusión", dijo el ministro del Interior entre los párrafos más destacados de su discurso.

Esta inercia favorable a la acción política que se percibe en el principal partido de la oposición mendocina, resulta auspiciosa, en especial teniendo en cuenta el desafiante reto que tiene por delante: plantear alternativas creativas acordes a la gravedad de la agenda social y económica de Mendoza.

Emergencia anestesiada: La crisis de la salud pública en Mendoza tuvo otro capítulo del conflicto que mantienen los anestesiólogos con el gobierno provincial. Como se preveía a partir de imponer su posición dominante en la Legislatura, esta semana tuvo sanción definitiva la Ley de emergencia para esta especialidad médica fundamental. Hay que aclarar que también fue acompañada por las bancadas opositoras, salvo “Rafa” Moyano y Bartolomé Robles (del FdT) en Diputados y Mercedes Llano (PD) en el Senado. El aporte opositor que acompañó la iniciativa se limitó a proponer instancias de diálogo con el sector y poco más.

La norma establece que las renuncias presentadas serán efectivas cuando sean aceptadas; en caso de no aceptarse, transcurridos 120 días. En ese lapso, se debe seguir cumpliendo sus tareas, bajo amenaza de una penalización que va de un mes a cinco años sin poder ejercer la actividad.

Este cronograma coincide con el estado de emergencia (hasta mediados de septiembre) pero puede extenderse por decreto (y lo será) por un lapso similar. O sea, que se podría llegar de esta forma hasta enero de 2023.

La primera reunión de la denominada “mesa de diálogo” para destrabar el conflicto entre la ministra Ana María Nadal, legisladores y la Asociación Mendocina de Anestesiología, no parece haber sido muy promisoria, ya que no se habló de lo principal: el conflicto salarial. La ministra se negó a este debate, derivándolo al ámbito paritario, pero sin fijar fecha de reapertura. De la reunión, no dejaron participar a los residentes, lo que también causó enojo. Da la sensación que el objetivo es resolver las casi cinco mil cirugías atrasadas y ganar tiempo, sin disipar los problemas de fondo. Es la impronta del gobierno de Suárez.

El graznido del cóndor: El cóndor andino no tiene canto. Emite unos raros sonidos, denominados graznidos, cuando se siente amenazado. Este destello de erudición sin sentido aparente, viene a cuento aquí para ilustrar un tema menor, pero que marca simbólicamente un debate que tiene que ver con la cultura y la historia de Mendoza. Luego del vendaval del 23 de febrero que se llevó puesta la cabeza de la estatua del cóndor ubicada en la propia entrada a la ciudad, se habló mucho sobre su restauración. Pero esta semana se actualizó la polémica, ya que el arrebatado intendente comunal de Guaymallén, Marcelino Iglesias, jurisdicción en la que se encuentra el monumento, decidió intempestivamente y sin consultar con nadie, que reemplazará al decapitado Cóndor del Acceso por otro monumento hecho con materiales más durables y “sin alas de paloma”. O meramente dejar sólo el pedestal que soporta al ave. Según él, “durante mucho tiempo esa estructura fue lo único que hubo". No vamos a gastar para que se rompa de nuevo…

Parece que los radicales son propensos a estos exabruptos. Todavía se recuerda el estupor causado a mendocinas, mendocinos y turistas cuando otro intendente del mismo signo político, allá por el año 2005, se le ocurrió pintarlo de dorado porque habían visto que las estatuas quedaban más chic, como las águilas doradas de… ¡París!.

Más allá de la desopilante ocurrencia, de la discusión sobre la resistencia de los materiales, la opinión sobre corrientes artísticas acerca de las aves con alas de paloma, los costos que insumiría la reparación del atribulado pájaro y quién correspondería que lo pague, el debate de fondo es sobre la conservación de nuestro acervo patrimonial, cosa que no es exclusiva de los y las vecinas del departamento de Guaymallén y menos de su ocasional intendente. En todo caso, representa una buena excusa para reflexionar sobre el sentido de la historia.

Debates urgentes: En una época en que muchos  medios de comunicación glorifican la estupidez, la ignorancia  y la brutalidad no es raro que ejemplares de distinto pelaje hayan hecho su aparición en la arena política con éxito envidiable. La referente Juntos por el Cambio, Florencia Arietto,  de la provincia de Buenos Aires afirmó  esta semana que para entrar al conurbano hay "usar una 'metra'", para combatir la inseguridad.  El diputado Javier Milei afirmo en un evento público que, de ser presidente, eliminará el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad. Y agregó "No voy a pedir perdón por tener pene.  No tengo por qué sentir vergüenza de ser un hombre blanco, rubio y de ojos celestes. No le voy a conceder nada al marxismo cultural.” Se podría llenar páginas con  frases similares,  donde la derecha política argentina hace gala de su extrema mediocridad, dichos que son reproducidas  por los grandes medios argentinos como exabruptos “polémicos”  y “graciosos”,  cuando en realidad son discursos de odio y desprecio hacia determinados grupos sociales y políticos.

 Lo alarmante no es solo la aparición de oportunistas y aventureros deshonestos que hacen su agosto en medio de la crisis,  sino del creciente apoyo que van consiguiendo en amplios sectores sociales claramente individualistas, despolitizado y aspiracionales.  Pero también hay otras  causas que alimentan este fenómeno. Uno de ellos es la lenta pero incontenible desaparición de fuerzas populares como el  radicalismo, el  que se ha  transformado  los últimos años en furgón de cola del PRO  y cuyos dirigentes, para sobrevivir, no dudan en degradarse políticamente.  Tampoco favorece una mayor confianza en el poder y la política, la permanente disputa que libran los socios principales del Frente de Todos. El conflicto interno, más allá de las formas que adopta, no deja de traducirse en un problema de liderazgos y proyectos que ponen en cuestión la autoridad presidencial.  Criticar al presidente y sus políticas es absolutamente legítimo y necesario. Hasta el mismo Alberto Fernández aceptó que,  “Yo no soy el dueño del Gobierno, nadie es dueño del Gobierno. El Gobierno es del pueblo y nosotros solo representamos a ese pueblo. Y estoy seguro de que ese pueblo quiere que trabajemos juntos y cumplamos con las palabras empeñadas”.  La cuestión es cuál es la intención o el interés con el que se ejercita la crítica.  En muchos casos, el debate interno y el cruce de  ideas son fundamentales como lo viene haciendo la Corriente Nacional de la Militancia que encabezan Agustín Rossi y Guillermo Carmona, entre otros dirigentes, y que estuvieron esta semana en Corriente su tercer encuentro. Otra cosa muy distinta  es acusar  públicamente, por ejemplo,  a  Guzmán, Kulfas y Moroni  de estar “construyendo la derrota”. Un lenguaje explícitamente denigratorio hacia la gestión de AF, funcional a la derecha más recalcitrante y absolutamente contrario a los intereses populares.  El discurso conciliador de Wado de Pedro este sábado  en el Centro Ángel Bustelo  de Mendoza, se acerca más a una reivindicación política de la gestión peronista nacional y está en línea con la tradición de la dinámica del justicialismo en el gobierno.

Estas escaramuzas de la política de cabotaje no pasarían de un simple anecdotario sino no fuese que lo que está en debate es la sobrevivencia misma de los derechos conseguido por los trabajadores argentinos en las últimas siete décadas.  Dado el contexto internacional y la situación interna de la Argentina, la unidad del peronismo en el gobierno  ya ni siquiera es  una cuestión electoral. Se trata ahora de  reunir fuerzas e ideas para enfrentar una situación excepcional, una combinación explosiva de Coronavirus, inflación récord, bajos salarios y endeudamiento. Tal como lo afirmó el Secretario General de la ONU, António Guterres, en este mundo donde la guerra Rusia Ucrania profundizó la crisis heredada de la pandemia, se “debe  evitar un huracán de hambre y el colapso del sistema alimentario mundial”.  Argentina no está exenta de esta amenaza ya que, a pesar de ser uno de los mayores productores de alimentos, no puede garantizar  un plato de comida decente a millones de personas.  No se trata de falta de alimentos sino de una distribución desigual de la riqueza y de una escandalosa  concentración de la renta y la producción.  Las probabilidades de que los problemas alimentarios y energéticos se agudicen  son extremadamente altos y la inestabilidad política será su inmediata consecuencia.  Ya no se trata entonces de ver quien “le marcar la cancha al presidente” sino de cómo ponerse de acuerdo en políticas que drenen recursos  a los bolsillos de los trabajadores, jubilados y desocupados, bajando consistentemente la inflación.  Esta ecuación no se resuelve en el campo de la economía sino en el de la política. Y los adversarios son el poder concentrados y sus socios políticos de Juntos por el Cambio. El fracasado presidente Mauricio Macri ya anticipó cual es el próximo objetivo de la derecha criolla. Hablando del peronismo afirmó,  “La Argentina va a entrar en una etapa nueva, es tal vez uno de los países donde primero comenzó el populismo en el mundo, será el primero en deshacerse del populismo. Este va a ser el último gobierno populista de nuestra historia.” Eso es también  lo que entiende el Presidente cuando dice, "Nos hacen discutir  entre nosotros, están pendiente de qué decimos uno del otro. Lo que estamos discutiendo es preservar los derechos que desde 1945 ganaron los que trabajan y los que quieren quitar esos derechos. Esa es la verdadera la discusión. Que nadie los confunda. La verdadera discusión es con los que quieren que cuando un trabajador sea despedido nadie pague indemnización, que las vacaciones dejen de ser pagas, los que cuestionan a las obras sociales, los que dicen que no hacen falta universidades...". Esta es la cuestión que hoy está en debate. Sería bueno que todos, en especial en el FdT, lo entendieran. 


/ En la misma sección
/ Argentina
Cambios en el gabinete / Tras la reunión con Alberto Fernández: esta tarde asumirá Silvina Batakis como ministra de economía
/ Argentina
Los desafíos que deberá afrontar Batakis: inflación, tarifas y la deuda con el Club de París