Argentina // 2022-03-06
_
Panorama Político
VENDIMIA CON TAPA A ROSCA
Tiempo de vendimia en Mendoza; también de exposición y armado político. Los gremios estatales no abandonan sus reclamos. El nuevo Jefe de Policía con problemas semánticos. El radicalismo sigue empujando la Boleta Única. El presidente Alberto Fernández en el Congreso de la Nación con un discurso refundacional de su gestión.


Vendimia es una palabra polisémica. Expresa muchos significantes pero es a la vez un “significante vacío” a la manera en el que lo definía el filósofo argentino Ernesto Laclau. Se le pueden “llenar” con muchos contenidos. Es susceptible de incorporar múltiples interpretaciones conceptuales según el ámbito el interés o el alcance y seguir utilizando el mismo término: Vendimia. No es sólo fiesta y explosión turística, también es reclamo de los que laburan más que nadie y reciben poco o nada de los beneficios, los que reclaman por salarios y los sin tierra. Es el espacio escénico propicio para expresar los conflictos coyunturales y estructurales de una sociedad cada vez más insatisfecha.

Para las y los mendocinos, además de la cada vez discutida, cuestionada y compleja Fiesta Nacional, representa el inicio oficial del año sin menoscabo de los conflictos de arrastre que vienen acompañando a la provincia sin pausas desde enero.

Pero si un significado tiene dentro de la política vernácula es el momento de la rosca y de la exposición pública. De la presencia de altos funcionarios y funcionarias del gobierno nacional, gobernadores, legisladores nacionales, intendentes, empresarios y conspicuos representantes de la devaluada farándula argentina, entre otros. El año 2.022 también es un renacimiento de esta tradición vernácula luego de una postergación de 2 años como efecto no deseado de la pandemia.

Entre los funcionarios nacionales presentes en el principal escenario que lo constituye el desayuno de COVIAR (Corporación Vitivinícola Argentina) destacaron nítidamente el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación y referente de la Corriente Nacional de la Militancia, Daniel Filmus y el vicejefe de Gabinete, Jorge Neme.

Dentro de JxC, el gobernador de Jujuy, Gerardo “Jerry” Morales y el neuro político Facundo Manes. Llamó la atención la poca presencia de referentes de primera línea del Pro, lo que muestra a las claras las diferencias internas que están operando al interior de la oposición nacional, en especial respecto a la renegociación del endeudamiento externo contraído por el gobierno de Macri. No se percibieron tensiones ni excesivos pases de facturas, más allá del esperable esquive de responsabilidades (y de recursos) a los que nos tiene acostumbrados Rodolfo Suárez. Por supuesto que no se hizo cargo del salvataje financiero que hizo el Banco Nación al refinanciar en condiciones inhallables en el mercado los más de 16 mil millones de deuda que la provincia viene sistemáticamente pateando año tras año desde el gobierno de Cornejo en adelante. Es éste el deporte favorito del gobierno.

Por el contrario, quedó claramente expresado por Julián Domínguez y hasta por el propio Pepe Zuccardi, presidente de la Corporación Vitivinícola, que los contundentes contribuciones presupuestarias vía exenciones impositivas para Pymes son aportados por gobierno nacional, quien es el principal pivote donde se asienta la expansión externa de la industria y el sólido crecimiento del mercado interno, con una hoja de ruta de desarrollo federal consensuada en la mesa vitivinícola,  donde la Coviar es referencia.

Eso sí y más allá de las y los conocidos aspirantes ya proyectados, este año no se advirtieron lanzamientos de candidaturas anticipadas como también suele ser norma en Vendimia.

Paritarias Estatales: Con menos glamur y más conflicto en el más pedestre cuerpo a cuerpo donde se negocian las paritarias estatales, la próxima oferta del gobierno deberá tomar en cuenta el reclamo unánime de los gremios respecto a poner en los bolsillos de los atribulados empleados y empleadas públicas el grueso del aumento salarial en el primer semestre del año. Es sabido que el gobierno de Mendoza se encuentra entre las 5 provincias que peores salarios pagan a sus agentes. El ambiente social también se encuentra convulsionado por el crecimiento sostenido del delito y de la violencia desmesurada utilizado para cometerlos.

Inseguridad Pública: A ese respecto, resultan absolutamente descolocadas las expresiones vertidas por el Jefe policial Marcelo Calipo. Respecto del asesinato de un vecino de la Cuarta Sección, que ahora la prensa bajo pauta identifica como “el venezolano” para disminuir la conmoción social que provoca el hecho, es "un hecho que nos pone mal, nos acongoja y nos da mucha impotencia. Lo digo como persona, más allá de la función que a uno le toca cumplir, porque es un hecho aberrante"; para agregar la desafortunada frase “no somos Venezuela, ni siquiera el país es Venezuela" y que “no hay bandas delictivas en la región”. Curiosamente, en una nota de diario El Sol sostiene que los investigadores del crimen “sospechan que están frente a una banda de ladrones que se dedicaba a sustraer vehículos en esa y otras zonas del Gran Mendoza”. Le habrán avisado a Calipo?. Para peor, respecto de los recurrentes tiroteos en barrios del Gran Mendoza que han dejado como saldo víctimas inocentes (estas ya no venezolanas) dijo: "lo de los tiros es verdad. Existe un programa y una política de seguridad en Mendoza" (?).

Boleta y calidad democrática: Esta semana también será el momento de debatir en el Senado el proyecto de Boleta Única de papel, con la ampulosidad con que viene promocionando el tema el ministro favorito de Suárez, Víctor Ibáñez, poniendo como el énfasis en el costo de la política. Sostienen que esta menguada reforma instrumental en el sistema de elección puede resultar por sí misma en una mejora de la “calidad de la democracia”, como gusta expresar el discurso oficial. Seguramente va a ser aprobada con más o menos apoyo, pero conseguir el propósito buscado con tan poco, desde nuestro punto de vista, resultará mucho más difícil.

Alberto Fernández en el Congreso: El presidente dejó inaugurado 140º período de sesiones ordinarias del Congreso,  con un discurso en el que hizo un balance de lo realizado y delineo el sendero por el discurrirá el futuro del país.  El acuerdo con el FMI por la  deuda, el estado de la  justicia, la pandemia, la herencia macrista, la guerra en Ucrania,  la recuperación económica y derechos humanos fueron algunos de los temas centrales abordados.

Especial hincapié hizo AF en la necesidad de fortalecer  y modernización el sector industrial:  combustibles verdes, economía de la salud, electromovilidad, incremento de las exportaciones, explotación  de los recursos naturales con lo necesarios cuidados ambientales, producción para la Defensa, digitalización del sistema productivo, fueron alguno de los sectores señalados por el Presidente en línea con la vocación industrialista del peronismo.

Sin dudas que el inminente tratamiento en la Cámara de Diputados del proyecto de acuerdo con el FMI es el dato más relevante de esa jornada. Es por todos conocido que el  presidente Macri, actuó como un verdadero depredador de los bienes y servicios que presta el  Estado. Escoltado por una fauna de especuladores, grandes bancos, fondos buitres y usureros de todo pelaje, su gobierno perdió el control de la política cambiaria y monetaria y terminó confiscando el futuro de los argentinos en favor de  acreedores internacionales, en especial del FMI. Con una deuda monumental, el ministro Guzmán,   cerró primero un acuerdo de reestructuración con los bonistas privados extranjeros,  con un ahorro para la argentina de unos  US$ 32 mil millones. Paralelamente  inició el proceso de negociación con el FMI que tiene, esta semana,  una de sus últimas paradas en el Congreso Nacional, que debe tratarlo y, si no hay otros contratiempos, aprobarlo.  El proyecto ingresó  a la Cámara de Diputados  y según el nuevo presidente del bloque de Frente de Todos, diputado Germán Martínez, intentará llevarlo al recinto  entre el próximo jueves y viernes.

Tal como lo señaló Alberto Fernández, a sabiendas del rechazo que socialmente generaba en el 2018 ese arreglo con el FMI, Mauricio Macri,  eludió la intervención del Congreso Nacional violentando leyes y el artículo 75 de la Constitución, cuyo inciso 7 señala taxativamente que es competencia  del Congreso “arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación”.  Para empeorar ese escenario, y como lo afirmó el presidente Fernández en su discurso, “El dinero que ingresó de ese préstamo no fortaleció las reservas del Banco Central porque fue enteramente utilizado para pagar deuda externa insostenible y financiar la fuga de capitales. No quedó nada del dinero recibido en Argentina. Ni un puente ni una carretera. Sólo nos quedó una deuda externa impagable”, subrayó.

“Con el entendimiento que logramos, podemos ordenar el presente y construir un futuro. Repito: este es el mejor acuerdo que se podía lograr. Y gobernar es un ejercicio de responsabilidad. Gobernamos con convicciones firmes y con el pragmatismo necesario para saber qué es lo mejor para los argentinos y argentinas” dijo en otro pasaje central de su alocución. Sin dudas que este mensaje tenía como destinatario a quienes rechazan el acuerdo y se arrogan  la representación exclusiva de los sectores progresistas, pero que muchas veces  terminan siendo funcionales a la derecha más retrograda. Para no dejar dudas, el presidente enfatizó: el entendimiento con el FMI  se llevó adelante sobre la premisa de que no habrá ajuste ni reformas estructurales ni en materia previsional ni laboral. A ello agregó que  en el proyecto tampoco se prevén tarifazos.  Uno de los temas que más preocupa al gobierno es la inflación que este año alcanzó el 50,9%. En este sentido señaló que “La inflación es el gran problema que tienen los argentinos y las argentinas en este momento y, sin ninguna duda, es también la principal preocupación y el principal desafío del Gobierno. Hay muchos factores que inciden en la inflación y todos tienen que ser atacados coordinadamente”, agregó.

Previsiblemente, tal como ya lo hemos señalado en esta columna, un proyecto de esta envergadura, generaría tensiones al interior de la alianza de gobierno. A casi un mes  de la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de diputados del Frente de Todos, la que fue acompañada de una carta donde expresaba su rechazo al acuerdo, ahora el referente de La Cámpora decidió no asistir a la apertura de Sesiones Ordinarias. El espacio político que dejó vacante el hijo de la vice presidenta fue rápidamente ocupado por Sergio Massa quien dijo que intentará "convencer hasta al último diputado de la Argentina" para acompañar el acuerdo con el FMI.   Esta diferencia política que expresa La Cámpora, en un momento y sobre una materia que marcará un antes y un después en el gobierno del Frente de Todos, se estrelló con un comunicado que hizo público un grupo de dirigentes ligados al presidente quienes afirmaron que “Se trata de un acuerdo que no condiciona las bases sobre las cuales construir nuestro futuro, ni impone reformas que alteran el contrato social que garantiza un Estado presente. Esto no significa que ignoremos las implicancias de tener un acuerdo con el FMI; jamás nuestra fuerza política hubiese propiciado un acuerdo de este tipo”. Este declaración, que suscribe el Grupo Callao que integran entre otros Santiago Cafiero, Alejandro Grimson, Sabina Frederic, Cecilia Todesca y   Matías Kulfas, en una  alusión al planteo que realiza La Cámpora agrega que,  “La unidad de quienes creemos en una Argentina de producción y trabajo es clave” expresaron quienes intentan, desde la gestión, fortalecer el rumbo y el liderazgo de Alberto Fernández.

Los esfuerzos del presidente por sintetizar la  pluralidad de expresiones del Frente de Todos son notorias. Reconoce sin dudas que su gobierno se estructuró en torno a una coalición de diversidades que plantea siempre el dilema, frente a una situación como el acuerdo con el FMI, cuál es el camino correcto para construir consenso y cuales los límites para la disidencia.  Convicción y pragmatismo es la respuesta a esta disyuntiva. El peronismo fue elegido para gobernar y no rehuir a sus responsabilidades. Esta es otra de las premisas que acompaña el andar político del presidente. Sin dudas que la votación que se aproxima en la Cámara de Diputados develará  cuál es la materia con la que está construida la coalición  del Frente de Todos. Si bien el consenso es lo deseable, hay que considerar que la abstención o el voto negativo de una parte de la alianza de gobierno no necesariamente puede indicar debilidad. En la semana que se inicia se develará esta incógnita.

 

 


/ En la misma sección
/ Argentina
La inversión acumula seis trimestres consecutivos de crecimiento
/ Argentina
El Reino Unido otorgò el rango de ciudad a Puerto Argentino en un acto de violación a la soberanìa sobre Malvinas
/ Argentina
Datos del INDEC / La actividad económica registró una suba del 4,8% en marzo