Deportes // 2020-08-28
_
El remero Carlo Lauro trabaja de cara a su participación en el Preolímpico de Río de Janeiro
El remero de 30 años del Club Mendoza de Regatas hará dupla con el bonaerense Alejandro Colomino, con quien obtuvo la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.


El remero mendocino Carlo Lauro, integrante del Seleccionado Argentino de Remo, proseguirá su ritmo de entrenamiento este viernes en aguas del dique Potrerillos, con dos ilusiones intactas para los meses que se vienen: ser padre por primera vez y clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio, que se desarrollarán entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021 en la Ciudad de Tokio, Japón.

Pero su principal objetivo deportivo en lo inmediato es el Torneo Preolímpico de Remo, que se disputará en principio del 27 al 31 de enero en Río de Janeiro (Brasil), aunque esto recién será confirmado oficialmente el 24 de octubre. Clasificará a los Juegos Olímpicos 2021 un solo bote por país en cada especialidad.

Lauro comentó que comenzó a remar “cuando tenía 12 o 13 años en la Escuela de Remo de Regatas. Luego pasé a integrar el equipo del club en categoría menor y así fui siguiendo todos los pasos en las distintas categorías hasta la actualidad”.

Dijo al respecto: “Comencé a remar desde chico bajo la enseñanza de mi padre, que también fue remero del club hasta los 10 años, pero después un día fui a Regatas y me inscribí en la Escuela de Remo y al poco tiempo llegó el entrenador Pablo Scuri. Justo pasaba a la categoría menor y empezamos a trabajar con él”.

“La verdad que entrenamos muy bien -dijo- y comenzamos a realizar los primeros viajes, fuimos a Chile, donde ganamos, después a Buenos Aires. En el 2006, fue la primera vez que fui seleccionado para ir con el equipo argentino a un sudamericano juvenil. Fuimos varios chicos del club, gané dos medallas de plata y a fines de ese mismo año fueron los Juegos Odesur de Buenos Aires, que se realizaron en Mar del Plata y ganamos junto a un compañero del club, Nicolás Carrieri, en dos sin timonel en peso ligero y desde ahí estoy en la Selección Argentina hasta la actualidad”.

Señaló Lauro que es “categoría peso ligero, hasta 70 kilogramos en bote de conjunto. Siempre he competido en bote de conjunto, ya sea en dobles, que son dos personas con remos cada una; en dos sin timonel, dos personas con un remo cada una; y en cuatro sin, cuatro personas con un remo cada una. Esos son los botes donde he corrido generalmente cuando participé en alguna regata internacional y mi entrenador continúa siendo Pablo Scuri”.

El mendocino tiene más de 20 campeonatos argentinos y 8 sudamericanos, que ha ganado en distintas oportunidades y otras veces en segundo lugar. También tiene 4 panamericanos, en Río de Janeiro 2007, Guadalajara 2011 con un segundo puesto, Toronto 2015 en cuarto lugar y en 2019 en Lima, en segundo lugar. Prosiguiendo con su trayectoria a nivel internacional, el remero comentó también que “después en un mundial, competimos en una final y salimos quintos; y en el 2014, en Francia, salí tercero”.

Entrenar en tiempos de cuarentena

Lauro indicó además que “cuando comenzó la cuarentena, me traje del club una máquina de remo a mi casa y también una barra con discos. A la mañana trabajaba con la máquina de remo y por la tarde hacía un período de gimnasio y otro de descanso. Esto se hizo un poco largo, es bastante tedioso hacer remo ergómetro todos los días, porque es bastante físico y también el cuerpo lo comienza a sentir, con molestias en la espalda y en las articulaciones por hacerlo siempre en el aparato”.

En sentido, indicó que una vez que la cuarentena se liberó un poco, “ya pude comenzar a remar en el bote en el Club Regatas”.

“Este viernes comenzamos a remar en Potrerillos”

Adelantó también que “este viernes comenzaremos a remar en Potrerillos. Fue una gestión que se demoró un poco, pero gracias a la Subsecretaría de Deportes también, ya podemos ir a remar al lago. Mis días de entrenamiento casi siempre es remar a la mañana en diferentes zonas, algunos días toca más aeróbico otros más intensos, mientras que por la tarde, algún trabajo de gimnasio algunos días y también algo aeróbico. Por lo general, vengo trabajando las últimas semanas en doble turno, sábados y domingo un solo turno”.

“La competencia más cercana es la clasificación a los Juegos de Tokio”

Más adelante indicó que “la competencia más cercana e importante que tenemos es la clasificación para los Juegos Olímpicos del año que viene. Se trata del Torneo Preolímpico, que se realizará, en principio, del 27 al 31 de enero en Río de Janeiro (Brasil), aunque todo se definirá el 24 de octubre, cuando oficialmente se anuncie si se confirma la fecha mencionada o la modifican”.

“Competiré en doble par –agregó–, junto al bonaerense Colomino, con quien salimos segundos en el Panamericano de Lima 2019. Obviamente, habrá algunas evaluaciones con la Selección para terminar de confirmar el bote, pero todo indica que será el mismo. En el Preolímpico, se clasifican los tres primeros botes de cada especialidad, pero solo uno por país y por categoría”.

En cuanto a los rivales más difíciles con quienes que les tocará competir, Lauro consideró que “prácticamente se trata de los mismos que en el Panamericano de Lima, y son México, Chile, Cuba y Brasil. Será una regata difícil, que puede ser para cualquiera porque estamos todos más o menos en el mismo nivel”.

Finalmente, Lauro destacó que “es muy importante que en Mendoza podamos entrenar en Potrerillos, ya que se trata de un lago más acorde a los entrenamientos que tenemos que llevar adelante para recorrer la distancia que necesitamos. Competimos en 2.000 metros y el lago del parque General San Martín solo tiene 700, por lo que para entrenar de la mejor manera es importante siempre hacer hincapié en ir a trabajar a Potrerillos”.


/ En la misma sección
/ Deportes
#Die60 Maradona cumple 60 años y el país lo celebra en las redes
/ Deportes
Auditoria en Boca: la dirigencia llevará a la justicia a los referentes del macrismo por irregularidades
/ Deportes
Gallardo fue aislado por contacto con un positivo de coronavirus