Argentina // 2020-08-22
_
Marita Perceval: “La pandemiá desnudó injusticias y desigualdades en un modelo insostenible de desarrollo”
Así lo afirmó la ex senadora nacional mendocina. Además, explicó que América latina y el Caribe es el epicentro de la crisis de desigualdad mundial, y que “la política no tiene que tenerle miedo a las cacerolas, sabemos que la política es pedagogía y transformación de la realidad. Hay que avanzar, sin prepotencia en contra de nadie a favor de un presente donde haya un derecho para cada necesidad”


El Partido Justicialista de Mendoza realizó el cuarto encuentro de sus ciclos de formación, esta vez “Política internacional en tiempos de pandemia y los nuevos ejes de la política exterior argentina”, a cargo de Marita Perceval, doctora en filosofía, docente y política argentina, que se desempeñó como embajadora argentina ante las Naciones Unidas entre 2012 y 2015 y como Senadora Nacional por la provincia de Mendoza entre 2001 y 2009.​ Desde marzo de 2016 hasta septiembre de 2019 se desempeñó como directora regional para América Latina de Unicef. 

La apertura del encuentro estuvo a cargo del presidente del Partido Guillermo Carmona, quien afirmó: “Es un gusto compartir estos encuentros, hay una enorme cantidad de compañeros y compañeras que participan. Estamos muy contentos por el éxito de estos encuentros”. 

Marita Perceval, comenzó hablando sobre el tema Malvinas, cuestión que ha sido tratada en el resto de los encuentros del ciclo. Señaló que en 2013 el Reino Unido decidió hacer un referéndum a los habitantes en las islas Malvinas, para consultar si querían seguir siendo británicos. “En ese momento Cristina me dio como instrucción, sostener que Argentina no tiene doble estándares sobre derechos humanos y que la voz de Argentina es la de toda la región y debe ser común de los países del sur global”. Además agregó: “Este referéndum quería cambiar una vez más lo que es una decisión de la comunidad internacional en el proceso de descolonización, donde hay dos principios: La libre determinación y la integración territorial de los estados. De manera oscura, una vez más quería modificar la comprensión de la cuestión de Malvinas y que pasara de una decisión de soberanía para que sea una cuestión bajo el principio de libre determinación”. 

Perceval explicó que ningún país del mundo reconoció ese referéndum, y eso es trabajo de la militancia, convicción del conjunto del pueblo argentino y decisión irrenunciable del estado nacional. 

Por otra parte, se refirió a la situación de la pandemia:“Sería torpe y escasamente lúcido pensar que todo será igual o radicalmente distinto después de la pandemia. El Covid ha desnudado persistentes injusticias y desigualdades, pero lo que más ha mostrado son los límites de un modelo insostenible de desarrollo y una ética insostenible de convivencia. No solo en la periferia sino también en los países más poderosos del mundo”. 

“A riesgo de simplificación diría que bien vamos a una globalización neoliberal más autoritaria con la idea de un mundo donde impere el cada uno por sí mismo, un orden internacional de todos contra todos sostenido por un capitalismo financiero del caos. O bien sin caer en una visión ingenua, asumir que la crisis puede abrirle paso a la construcción de una globalización democrática y equilibrada orientada por los principios de dignidad, igualdad, cooperación, solidaridad, con voluntad y capacidad de concertar políticas orientadas a un nuevo pacto eco-social y económico. Ambas opciones posibles, pero no son igualmente deseables”. 

Perceval, recordó que en noviembre de 2008 un informe de la CIA para la Casa Blanca destacaba que para el futuro iba a aparecer una enfermedad respiratoria altamente transmisible y virulenta para la cual no existen medidas adecuadas, y que podría convertirse en una pandemia. A raíz de la interconectividad podía contagiarse rápidamente y llevarse contigo millones de muertes. 

“En 2012, el Consejo de Inteligencia de Estados Unidos planteó que el panorama más pesimista estaba vinculado a la inacción de los gobiernos especialmente de los poderosos, para tomar medidas urgentes que revirtieran tendencias que visualizaban problemáticas conflictivas. Entre ellas se destacaban la desaceleración del desarrollo económico, recurrentes crisis financieras, una desigualdad descontrolada, el debilitamiento de las instituciones multilaterales, el feroz impacto del cambio climático, un mundo sin estados es decir sin la capacidad de los gobiernos de conducir la economía y controlar la especulación financiera. Además, especificaban una alta probabilidad de una pandemia que podría tener como resultado el sufrimiento de millones de personas alrededor de todo el mundo en solo 6 meses”. 

“En 2017, esta vez el Pentágono, puso en las manos del Presidente Trump un informe en el que se le alertaba que la amenaza más probable significativa era una enfermedad respiratoria y que si ese fuese el escenario todos los países, tanto los industrializados como los no tan industrializados, incluido Estados Unidos, carecerían de respiradores, medicamentos, camas, equipos de protección para enfrentar una posible epidemia. Que el occidente prepotente no estaba invirtiendo como si lo hacia Asia y especialmente China había definido invertir después del SARS.” 

Perceval, señaló además que “con el diario del lunes es fácil advertir estas cosas, pero si decimos que las propias recomendaciones que salían de sus propios centros no se tuvieron en cuenta ni se tomaron las decisiones apropiadas para prevenir las pandemias y evitar el impacto de la desigualdad, mitigar los costos sanitarios, económicos, y políticos. Esto es parte de la prepotencia del unilateralismo soberbio.”

“No se equivocada la CEPAL cuando decía que éramos la región más desigual del mundo, donde más se concentra la riqueza. Cuando termine este año 40 millones de personas habrán perdido el trabajo, mayoritariamente mujeres, porque América latina y el Caribe es el epicentro de la crisis de desigualdad mundial.” 

“No es arbitrario imaginar que el proceso de desglobalización productiva y comercial, que ya había comenzado antes del Covid, signado por las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, se intensifiquen y generen un proceso impredecible de relocalización de cadenas de producción y suministros globales. Nosotros no queremos hegemonías, queremos cooperación”, señaló. 

Por otra parte, explicó que el  futuro geopolítico es incierto porque el avance de China no tiene pretensiones de convencer al mundo de que son mejores, ni quieren exportar el modelo socialista capitalista al mundo entero, ni imponerse con los países que cooperan. Porque por razones geopolíticas respetan el principio de soberanía y el de no injerencia de los asuntos internos, que compartimos. “Por lo tanto, el posicionamiento de China va a traer una especial preocupación para la región.”

“En 2008 el lanzamiento de los BRICS, generó un mecanismo relativamente institucionalizado del avance de China que decidió capitalizar los BRICS y reducir la compra de bonos del tesoro de EEUU, comprando empresas y generando instancias de cooperación con los países BRICS. Por esto mismo ahora al país del Norte, le importa el BID.” 

“Es por esto que los países de América latina tienen un desafío: Cómo entablamos el diálogo con China y como entablamos nuestras relaciones con Estados Unidos para no quedar presos de esta guerra comercial y geopolítica. También para no ser reducidos por la desesperación y la necesidad a una reprimarización de la economía Argentina y Latinoamericana.” 

Desafíos para Argentina y América Latina

Perceval señaló que en el país y la región tenemos tres desafíos a los cuales enfrentarnos: Por un lado, la reforma tributaria, “hay que disminuir las brechas de recaudación en la región. Somos la región que más evade en el mundo. Tenemos que pensar regionalmente, como podemos trabajar con las empresas más poderosas y que puedan pagar proporcionalmente, por más que no estén radicadas en nuestros países, impuestos sobre sus ganancias.”

Por otra parte, señaló que “la política no tiene que tenerle miedo a las cacerolas, sabemos que la política es pedagogía y transformación de la realidad. Hay que avanzar, sin prepotencia en contra de nadie a favor de un presente donde haya un derecho para cada necesidad, a favor de un futuro donde las vacunas sean un bien global y la gobernanza de las vacunas sea multilateral. Donde las sanciones unilaterales como medidas coercitivas a países como Venezuela, cuba y Nicaragua las rechacemos como partido político y militantes de la vida.” 

Otro desafío, es claramente la deuda: “Un eje de nuestra política exterior, es la defensa irrestricta del principio de soberanía y el derecho al desarrollo por eso tenemos que acompañar como militantes los pedidos que se están haciendo de distintos lugares del Sur Global, desde nuestra propia realidad latinoamericana, para que se renegocie y reestructuren las deudas permitiendo que los pueblos no se mueran de hambre ni de sed. Creo que tenemos que militar los nueve principios de reestructuración de deuda soberana, que Argentina llevó a la comunidad internacional y votados por una amplia mayoría”. 

“La soberanía no es quien ladra más fuerte, sino quien puede construir la grandeza de la patria y la felicidad de su pueblo. Y como somos buenos, no queremos ser solo felices nosotros, aunque nos cueste. Queremos que llegue el día donde toda América latina y caribeña, y toda la humanidad, viva en dignidad. Por eso el multilateralismo debe ser eje de nuestra política exterior. En esta hora del mundo tenemos la posibilidad y responsabilidad de hacer otro futuro." 

“No habrá un mundo donde las mujeres seamos libres, y las niñas y los niños iguales en igualdad de derechos si no existe cooperación y solidaridad internacional. Ni mecanismo transparentes y concertados de gobernanza global, regional que garantice el reconocimiento de los derechos humanos”. 

También, la ex senadora mendocina señaló la importancia de la agenda ambiental y dispositivos desde la política para revertir el avance neoliberal. En este sentido, se refirió a la discusión minera en Mendoza: “Veo que muchos han llevado la discusión a la afirmación o la negación de los diferentes temas, acá en Mendoza minería sí o no. Creo que hay que sacarla de esa posición, de montescos y capuletos. Decidir que a lo mejor la visión de acumulación hoy no es la misma, creo que lo que hay que hacer es no tener una economía del fundamentalismo sino una economía de los tiempos. Tenemos que hacer un pacto por las economías verdes, que supone las tecnologías del conocimiento, la robótica, la biotecnología. Sin dejar de mirar la ética de todo esto.”

“No podemos seguir invirtiendo en una deforestación indiscriminada, no podemos destruir los glaciares, no podemos desconocer los presupuestos ambientales que rigen en el país, tenemos que ir a una economía de transición y la región tiene que empezar a trabajar en un pacto. Tenemos que planificar, no solamente el denuncismo, sino un plan quinquenal local, nacional, regional, que sea la transición a la economía verde, respetuosa del medio ambiente que no es otra que reconocer derechos a la naturaleza y no aceptar que vamos a ser la última generación testigo de un cielo estrellado”

Telefonía, Internet y Televisión Paga como servicio público

Para cerrar el encuentro, Guillermo Carmona se refirió a la medida anunciada ayer por el Presidente, que declara servicios públicos a la telefonía celular, a los servicios de internet y a la televisión paga, para garantizar fundamentalmente el acceso y disminuir la brecha digital. 

En este sentido Carmona señaló que “es una noticia que apunta a disminuir las brechas de desigualdad. Estas empresas son manejadas por grandes grupos concentrados, y ponerles restricciones es un gesto de soberanía muy importante y además genera condiciones de igualdad. El acceso a internet y servicios de telefonía es un factor que disminuye las brechas educativas, sociales, y co ayudan a la disminución de las brechas económicas de la sociedad. Es una decisión estratégica que nos debe dar orgullo”. 

 


/ En la misma sección
/ Argentina
Vaca Muerta alcanzó el segundo nivel de actividad mensual más alto de su historia
/ Argentina
Dólar futuro: Casación define si va a juicio o dicta el sobreseimiento